Las propiedades de la fruta

Es un alimento lleno de beneficios, pero ¿cómo conseguir que tu pequeño se habitúe a tomarlo y que después le siga gustando? Te lo contamos.

Albaricoque

Aporta vitamina A, esencial para la vista; calcio, para fortalecer los huesos, y hierro, muy eficaz contra la anemia. Es laxante, depurativo y estimulante del apetito. Seco es especialmente recomendable cuando los niños hacen mucho ejercicio, por su elevado aporte energético.

  • Deshuesa 4 albaricoques grandes y sin pelar, hiérvelos 10 minutos en un cazo con 250 cc de agua. Bátelo todo y sirve el puré obtenido acompañando a la carne.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Ciruela

    Sus sales minerales y vitaminas mejoran el funcionamiento de los sistemas circulatorio, nervioso y linfático, el estado de los dientes, huesos
    y epitelios y la respiración de los tejidos. Para que siente bien, hay que tomarla muy madura. Ojo con su efecto laxante: puede dar diarrea.

    • Pela y deshuesa 2 ciruelas grandes y échalas en un bol con una cucharada de miel y un yogur. Pásalo todo por la batidora y deja la mezcla en el congelador hasta que se cuaje (sácala antes de que se congele).

      Kiwi

      Regula el organismo. Es más rico en vitamina C que la naranja y ayuda a reforzar las defensas inmunológicas. influye en la elaboración de las proteínas y en el metabolismo de los hidratos de carbono. Por su efecto laxante, si se toma más de uno puede producir molestias digestivas.

      • Pela y parte un kiwi en rodajitas finas y échalas al arroz que vas a dar a tu hijo.
      • Bate 2 kiwis, 2 plátanos y 2 tazas de leche. Sirve fresca la crema obtenida.
      • Antes de guisar la carne, frótala con un kiwi. Te quedará mucho más tierna.

        Manzana

        Es escasa en proteínas y en grasas, pero su contenido en azúcares fácilmente asimilables la convierte en una de las frutas más eficaces para reponer energías. Reguladora y desinfectante, ayuda a renovar la flora intestinal y a combatir la fiebre y la inflamación de las vías respiratorias.

        • Añade una manzana cortada en láminas finitas al huevo batido con que vas a preparar la tortilla francesa o española a tu hijo.
        • Parte una manzana en rodajas, rebózalas en harina de maíz y fríelas hasta que se doren, como patatas fritas.

          Melocotón

          Aporta vitaminas, sales minerales y azúcares de fácil asimilación. Es diurético y laxante y si está bien maduro, facilita la digestión. Tomado en ayunas, ayuda
          a eliminar toxinas. Es importante pelarlo siempre, porque la piel puede producir reacciones alérgicas.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo
          • Pela un melocotón, pártelo en dos mitades y rellénalas con queso de untar.
          • Otra idea: pon en un recipiente una capa de melocotones (partidos, pelados y sin hueso), otra de azúcar, la siguiente de melocotones y la última, de azúcar. Deja reposar unas horas. Calienta el recipiente a fuego bajo y remueve. Retíralo cuando la mezcla adquiera la textura que deseas.

            Melón

            Su alto contenido en agua lo convierte en una de las frutas ideales para combatir el calor. Contiene vitamina C, que incrementa las defensas, y betacaroteno, un precursor
            de la vitamina A, básica para el buen estado de la vista, la piel, las mucosas y el cabello. Es diurético y fácil de digerir si se toma antes de comer.

            • Resulta exquisito y especialmente rico en vitamina C si lo dejas macerar con zumo de limón.
            • Combina muy bien con las frutas secas, como dátiles, ciruelas pasas...
            • Fresquito y troceado, es perfecto
              Publicidad - Sigue leyendo debajo