Comidas ligeras para el verano

En los meses de verano los niños tienen menos hambre debido a las altas temperaturas, existen algunos alimentos ligeros que les sentarán mejor con el calor.

COMIDAS Y CALOR

Durante el verano los niños tienen menos hambre debido al exceso de calor, al descontrol de horarios y a que están tan entretenidos jugando que se olvidan de sentarse a la mesa.

Pero, precisamente por eso, porque se pasan el día nadando, haciendo excursiones y acostándose más tarde, necesitan comer bien.
Nosotros debemos animarles a comer, para ello los especialistas en nutrición recomiendan seguir estas tres pautas:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Darles de comer poquito pero a menudo. Así les costará menos terminarse lo que les ponemos y seguirán distraídos jugando o realizando otra actividad sin necesidad de interrumpirles demasiado para que no se den cuenta de que es realmente una pausa para comer o picar algo.
    • Ofrecerles platos fríos a base de hortalizas y frutas. Estos alimentos son dos buenas costumbres, por un lado podemos enriquecer sus ensaladas con alimentos que acepten bien, para que les cueste menos comerse “lo verde”, y también, llevar al parque fruta de temporada, para que se la coman después de jugar, ésta les sentará genial ya que es "fresquita" y después del esfuerzo del juego la agradecerán.
      • Animarles a beber zumos y batidos. También es buena idea darles helados caseros (lee nuestro reportaje de nutrición). Todos estos alimentos, que se tomarán con gusto, les mantendrán bien hidratados y les aportarán los nutrientes que necesitan para crecer sanos y fuertes en esta época del año en la que tanto se mueven.

        EL ALIMENTO DEL MES: LAS PARAGUAYAS

        Forman parte de la familia del melocotón, pero son menos compactas. Aportan carotenos, vitaminas (C y provitamina A sobre todo) y sales minerales (potasio, magnesio y yodo principalmente). Resultan muy recomendables para las dietas de adelgazamiento, porque contienen mucha agua y aportan sólo 37 calorías por cada 100 gramos de carne.

        Ayudan a combatir el estreñimiento, fortalecen el sistema inmunitario, favorecen la actividad muscular y contribuyen al buen estado de las mucosas, de los huesos y de la vista. Los niños pueden empezar a tomarlas, siempre sin piel, desde los 9 meses, batidas en su papilla de frutas habitual.

        Cómo conseguir que se las coma

        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        • Peladas y partidas en trocitos, acompañadas con tacos de queso fresco.
        • En forma de batido.
        • En zumo.
        • Peladas, troceadas y revueltas con yogur.
        • Como un ingrediente más de las tartas, bollos y helados caseros.

          Estos consejos para las paraguayas nos servirán para cualquier otra fruta como la sandía, el kiwi etc, muy ricas y frescas que les ayudarán a hidratarse y a nosotros a asegurarnos de que en estos meses tan calurosos coman bien y no descuiden su salud.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo