El problema de las chuches

Debemos conocer cual debe ser nuestra actitud a la hora de controlar el consumo de golosinas por parte de nuestros hijos, saber en qué medida afectan a su salud y saber elegir las menos dañinas.

El exceso de golosinas favorece la aparición de caries y conlleva el riesgo de que los niños se quiten el hambre con ellas y dejen de tomar alimentos básicos para su crecimiento. Además, las chuches llevan aditivos y no alimentan, son calorías vacías que aumentan la propensión de los pequeños a la obesidad y al colesterol (sí, al colesterol, porque además de azúcar, también llevan grasa en su composición).
Sin embargo, a los niños les gustan y todos las toman. Por eso, es conveniente que los padres intervengamos para que las chuches no hagan estragos en la salud de nuestros pequeños.

Retrasar su consumo

Lo ideal es retrasar al máximo la edad a la que les damos sus primeras golosinas ya que una vez que las conocen resulta inútil prohibírselas (pueden tomarlas en
el parque, en el colegio...). Además, esto les crearía ansiedad y se atiborrarían de ellas en cuanto pudieran. Debemos ofrecérselas nosotros, explicarles por qué no es bueno abusar de ellas, recordarles que se laven los dientes tras comerlas, intentar que las asocien solamente con fechas especiales y darles buen ejemplo, no comiéndolas nosotros.

Elegir las menos malas

Elegir las menos malas
Además, es mejor que tomen las menos nocivas:

  • Las envasadas (pasanmás controles que las comercializadas al por mayor).
    • Las más pálidas, porquellevan menos colorantes.
      • Monedas de chocolate. Aportan calcio, magnesio, fósforo y potasio.
        • Polvos pica-pica. Sonun tipo de levadura, similar a la de las magdalenas, buena para el estómago.
          • Caramelos duros. Sepegan menos a los dientes.
            • Golosinas light. Llevan menos azúcar. Pero ojo, consumidas en exceso pueden producir diarrea.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo