Sopas, pasta, legumbres, patatas, verduras y postres

Con estos sencillos platos tu hijo empezará a acostumbrarse a comer con los cubiertos y, especialmente, con el más sencillo de ellos: la cuchara.

Sopas

1. Sopa de tomate.

Echa aceite de oliva en una sartén y rehoga dos o tres tomates bien maduros con una cebolla picada. Cuando ésta se dore, añade dos
vasos de caldo de pollo, un poco de sal, queso rallado y una patata troceada y deja cocer hasta que ésta se ablande.

2. Sopa de pollo.

Hierve media pechuga de pollo (sin piel ni huesos) con una pizca de sal, dos patatas pequeñas y un ajo, en medio litro de agua. Cuando esté todo blandito, bátelo y mézclalo con un buen chorro de crema de leche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

CONSEJO: Para evitar que tu pequeño se llene el estómago de líquido, habitúate a no hacerle las sopas excesivamente caldosas.

Pasta

3. Cintas blancas.

Cuece las cintas, rehógalas en una sartén con aceite, agrega un huevo y 1/2 vaso de leche y remueve hasta que el huevo se cuaje.

4. Lazos con verduras.

Prepara un sofrito con cebolla, calabacín, zanahoria rallada, tomate, perejil y una pizquita de sal. Escurre el aceite sobrante y bátelo todo, hasta obtener una crema homogénea. Añade los lazos, previamente cocidos y escurridos, y revuélvelos bien con la crema de verduras, antes de llevarlos a la mesa.

CONSEJO: Si tu hijo no come mucho, cuécele la pasta en leche, no en agua. Así la enriquecerás y aumentarás la cantidad de calcio de su dieta, sin obligarle a comer más.

Legumbres

5. Empedrado de lentejas.

Cuece las lentejas con aceite de oliva y laurel. Una vez que estén casi tiernas, añade la misma cantidad de guisantes y patatas y una tacita de arroz. Mientras hierve todo, prepara un sofrito de cebolla y tomate y échalo al guiso.

6. Olla de garbanzos.

Se prepara igual que el cocido madrileño, pero con los siguientes ingredientes: garbanzos, zanahorias, patatas, nabos, gallina, carne
de ternera, cebolla y apio. Cuécelo todo y al servírselo a tu pequeño, adórnale el plato con pan tostado.

CONSEJO: Añade al agua de cocer las legumbres alguna planta carminativa, como el laurel o el hinojo, y no serán tan flatulentas.

Patatas

7. Rellenas.

Mete una patata gorda en el horno y cuando esté blandita, sácala, pártela por la mitad y quita parte de la pulpa con cuidado. Mezcla ésta con besamel, zanahoria rallada y unos tomatitos cherry partidos. Rellena cada mitad de la patata con esta mezcla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

8. Con huevo.

Cuece unas patatas, pártelas en rodajas y adereza cada una con aceite de oliva, sal, orégano y huevo hilado.

CONSEJO: Si tu hijo está gordito, en vez de darle patatas fritas, dáselas asadas y aliñadas con un yogur natural batido y una pizca de sal. Le engordarán menos y le alimentarán más.

Verdura

9. Crema de calabaza.

Prepara una besamel muy clarita y ve añadiendo la calabaza ya pelada, cocida y troceada, removiendo bien para que no se pegue. Sirve la ración de tu hijo adornada con pan tostado.

10. Col sorpresa.

Saca el cogollo de una col, para convertirla en una cazuelita y cuécela. Mientras, prepara un sofrito con cebolla picada, jamón serrano
y champiñón. Rellena con él la col, cúbrela con queso rallado y gratínala al horno.

CONSEJO: Para que tu hijo asimile mejor el hierro que le aportan estos platos, sírveselos acompañados de un zumo de naranja recién hecho.

Postres

11. Compota de orejones.

Lava tres o cuatro orejones y cuécelos en un cazo. Añade una manzana reineta troceada (sin piel, ni corazón, ni pepitas), una buena cucharada de miel y la cáscara de un limón. Cuando la manzana se ablande, quita el limón y pásalo todo por el pasapurés.

12. Mousse.

Bate una clara de huevo, un pettit suisse, una cucharada de azúcar y otra de frutos secos molidos, hasta obtener una crema tipo mousse. Sírvela fría.

CONSEJO: La mayoría de los ingredientes que hemos utilizado para elaborar estas recetas de postres son muy ricos en calcio, por lo que resultan especialmente recomendables para los niños a los que no les gusta la leche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo