Claves para dar de comer a niños inquietos

A menudo, la gran actividad de los niños se convierte en un gran inconveniente a la hora de que mantengan una correcta alimentación.

Para que los pequeños más inquietos no descuiden su alimentación, toma nota de estas tres claves:

  1. Darles cinco comidas ligeras al día, mejor que tres abundantes. Así se mantienen estables los niveles de glucosa, lo que previene los nervios.
  2. Acostumbrarles a comer a diario ensaladas de lechuga o cremas elaboradas con ella. Esta hortaliza es un sedante natural muy efectivo.
  3. Incrementar en su dieta habitual los alimentos ricos en triptófano, como frutos secos, plátanos, cereales, carne roja y pescado. El triptófano es un precursor de la serotonina, y ésta, a su vez, es un transmisor que disminuye la inquietud y el estrés y produce una agradable sensación de bienestar.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo