Una buena opción para dar de comer a tu hijo en verano

En verano nuestra alimentación cambia. Con el calor los platos fríos se presentan como una opción perfecta con al que combatir las altas temaraturas, sin dejar de garantizar una alimentación equilibrada para los niños.

De manzana, de queso, de calabaza, de habitas, zanahoria, remolacha... Abel Mariné, catedrático de Nutrición de la Universidad de Barcelona, considera que la sopa es una de las comidas más adecuadas para consumir en verano (fría, por supuesto).

Y es que su proceso de preparación, la ebullición, garantiza la seguridad del alimento, al disminuir el riesgo de enfermedades microbianas. Además, incrementa la digestibilidad de los ingredientes, lo que la convierte en una comida muy adecuada para todos los estómagos, incluso para los más delicados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las sopas abren el apetito y contribuyen a hidratar el organismo, algo especialmente beneficioso en esta época en la que sudamos tanto. Por último, su variedad, su versatilidad y lo fácil que resulta de comer la convierten en una comida muy aceptada entre los más pequeños, lo que nos ayuda a proporcionarles una dieta más completa y equilibrada.

Mira recetas en www.platodeldia.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo