La verdad sobre los efectos de la sal en los niños

Existen muchos mitos en torno a las propiedades de los alimentos. Entre ellos está los que giran en torno al consumo de sal, asociada a un efecto nocivo para el organismo. Sin embargo, podremos sentir sus beneficios si la consumimos en las cantidades idóneas,

Para aclarar errores, hay que decir que la sal, en su justa medida, es esencial para el organismo, ya que regula el contenido de líquidos y hace posible el funcionamiento de músculos y nervios. La sal, salvo en personas sensibles (sólo el 18% de la población mundial lo es), no aumenta la tensión arterial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de 6 g diarios, pero hay que valorar que el agua y muchos alimentos que tomamos ya contienen sal. Así pues, especifica que basta un consumo adicional de 2-3 g de sal diarios (similar a medio terrón de azúcar).

Si además es sal yodada, aporta un oligoelemento vital en la época fetal, en los primeros años del desarrollo mental del niño y en la edad adulta, para prevenir hipotiroidismo, trastornos musculares, etc. También existe sal con flúor, una forma cómoda de cuidar los dientes. Pregunta al pediatra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo