Respeta la conservación

Para que toda la familia pueda beneficiarse de estas fantásticas propiedades hay que cuidar la conservación y la preparación de las legumbres.

Conviene guardarlas en recipientes herméticos, en lugares frescos y secos, cuidando que no les dé directamente la luz del sol. Una vez cocinadas, puedes guardarlas en el frigorífico durante un máximo de tres días. También puedes congelarlas, en recipientes adecuados y muy bien sellados.

A la hora de cocinar las legumbres es importante no mezclar distintas variedades ni juntar las nuevas con otras más viejas. Los tiempos de cocinado difieren de unas a otras y podrías encontrarte con variaciones del color y con que algunas se han pasado mucho y otras quedan duras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otro consejo importante es lavar varias veces con agua fría las legumbres y desechar las dañadas antes de ponerlas en remojo, la noche anterior a su preparación.

El remojo resulta fantástico porque hidrata las legumbres y acorta la cocción. Eso sí, cuando las pongas en remojo, colócalas mejor en la nevera durante la noche, para evitar fermentaciones.

Siguiendo estas pautas sacarás el máximo partido de estos productos mediterráneos tan sanos. Por cierto, ¿sabías que las legumbres también son beneficiosas para el medio ambiente? Enriquecen la tierra en la que se cultivan y su producción, además de su precio, es de lo más económica.

ALBÓNDIGAS CON LENTEJAS

INGREDIENTES (4 PERSONAS)
400 g de lentejas tipo pardina, 2 huevos, una taza grande de pan rallado, un diente de ajo, perejil, sal y aceite de oliva.

PREPARACIÓN
Una vez cocidas las lentejas, cháfalas y ponlas en un bol grande. A continuación añade los huevos, el ajo y el perejil muy bien picaditos, la sal y el pan rallado, este último poco a poco. Ve amasando a mano y cuando hayas conseguido una masa consistente, prepara bolitas ayudándote de dos cucharas o de una cuchara para helados.

Fríelas en una sartén con abundante aceite en varias tandas. Cuando estén bien hechas, colócalas sobre un papel absorbente, para eliminar de esta forma el exceso de aceite. Sírvelas y acompaña con una salsa de tomate natural.

OTRAS IDEAS MUY SANAS
A los peques también les encantarán las lentejas en ensalada, con una vinagreta sencilla, una preparación muy rica como aperitivo o entrante. Como plato principal, les sorprenderás si les preparas una lasaña de lentejas, utilizando como relleno esta deliciosa legumbre en lugar de la tradicional carne picada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

UN TRUCO ESPECIAL
Algunos tipos de lentejas tienen cierto sabor terroso, que puede no gustar a los niños. Para evitarlo, echa un chorrito de limón recién exprimido unos minutos antes de terminar de cocerlas. Acabará con ese sabor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo