Horarios regulares y ritmos para las comidas de los niños

El número de comidas que realiza en el día, las horas a las que las hace y el tiempo que dedica a ellas son factores que debemos cuidar desde que el niño es pequeño.

Cinco comidas al día

Sin convertirte en una esclava del reloj (la flexibilidad es una de las claves para lograr resultados), es esencial que acostumbres a tu hijo a unos horarios de comida regulares. Y es que la falta de una rutina confunde a los niños e incluso puede llegar a romper una buena dinámica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según los nutriólogos, el pequeño debe hacer cinco comidas al día: desayuno, tentempié de media mañana, comida, merienda y cena. Así su estómago se habitúa a trabajar a horas determinadas y los alimentos se digieren mucho mejor.

40 minutos como máximo

En cuanto al tiempo, cada niño tiene su ritmo y conviene respetarlo. Sin embargo, por regla general una comida no debería exceder de 40 minutos. Lo que tu hijo no se haya tomado en ese tiempo no lo tomará después, así que retira el plato aunque esté a medias.

El polo opuesto tampoco es adecuado, ya que comer muy rápido es perjudicial para el estómago. En este sentido el desayuno se lleva la palma. Según los pediatras, hay que dedicarle unos 15-20 minutos, algo que solamente hacen el 24% de los niños españoles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo