Purés a salvo de gérmenes

Extremar las medidas de higiene al elaborar los purés de los niños les mantiene lejos de posibles infecciones gastrointestinales.

Los niños son proclives a las infecciones gastrointestinales, por eso hay que extremar la higiene al preparar los purés de los más pequeños.

  • Lávate cuidadosamente las manos antes de manipular los alimentos.
  • Remoja las verduras en agua con unas gotas de lejía alimentaria.
  • Asegúrate de que la tabla de cortar está seca y lávala después de trocear un alimento y antes de empezar con el siguiente. Haz lo mismo con los cuchillos.
  • Lava los paños de cocina a diario o utiliza rollos de papel para secar lo que necesites en la cocina: no son tan económicos como los paños, pero son más cómodos y seguros, sobre todo si tu hijo es muy pequeño.

    ¿Puedo guardar lo que sobre?

    Si tu hijo se deja parte del puré, puedes conservarlo durante dos días en la nevera, en un recipiente hermético y opaco (la exposición a la luz le resta vitaminas). Si optas por congelarlo, guárdalo durante el tiempo que indique el fabricante de tu congelador. Ponlo en un envase cerrado herméticamente y colócalo en la estantería superior del frigorífico para evitar que pueda contaminarse con otro alimento.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo