Reglas de oro y errores a evitar

Aunque todos intentamos hacerlo lo mejor posible, hay veces que por las prisas del día a día no le dedicamos especial atención al desayuno. Te ayudamos a que tus hijos empiecen el día con un rico y saludable aporte de energía.

Tres reglas de oro

Además del contenido, también es importante la forma de dárselo:

  • Dedícale tiempo. Entre 20 y 30 minutos, para un desayuno completo. Si has tenido algún problema y no os da tiempo a desayunar en casa, prepara algo que se pueda comer en el coche, como unas tostadas con jamón y un yogur bebible. No es lo ideal, pero es mejor que llegar al cole con el estómago vacío.
  • Desayunad juntos. Lo ideal es que el niño no desayune solo: hablar y compartir mesa convertirá esta comida en un momento de conexión. Y así tu hijo no necesitará otros estímulos, como ver la tele.
  • El sitio sí importa. “Nada de estar sentado en el sofá o tirado por la alfombra”, advierte Llobet. Además de alimentarle, estás educando a tu hijo en el hábito de comer bien.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Errores a evitar

    Estos son, según la doctora Marina Llobet, los fallos más comunes:

    • Darle demasiada cantidad. Un vaso de leche entero para un niño de 3 años, si además toma fruta y galletas, puede ser mucho. Si se toma bien la mitad o tres cuartos, no hay que obligarle a beber más.
    • Ser muy monótonos. La variedad es tan importante como la cantidad. Algunos niños dejan de comer simplemente porque se aburren. Prueba a cambiar el menú introduciendo cada día distintas frutas o cereales: supondrá un aliciente para él y su dieta será más equilibrada.
    • Castigarle o amenazarle si no come. Estas medidas no son las más adecuadas. Según explica la psicóloga infantil Montse Domènech en ¡A comer! (editorial Plaza & Janés), las felicitaciones o los premios materiales o afectivos dan mejor resultado.
    • Dejarle decidir. Un 24% de los niños deciden qué desayuno quieren tomar. Preguntar al pequeño por una preferencia (¿quieres leche o yogur?, o ¿una pera o una manzana?) está bien, pero dejarle a él la responsabilidad de la elección, no.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo