Conservación y consumo

CONSERVACIÓN Y CONSUMO

Nada más llegar a casa, saca los productos de la bolsa isotérmica, mételos en el congelador y respeta el tiempo de conservación indicado en la etiqueta: una semana si tu congelador es de una estrella, un mes si tiene dos estrellas, tres meses si es de tres estrellas y hasta un año si es de cuatro estrellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aun así, cada alimento tiene un periodo óptimo de conservación y conviene consumirlo antes de que éste se pase.

Si algún producto llega descongelado a casa, no lo vuelvas a congelar. Ponlo en la nevera y consúmelo en las próximas 24 horas.

Cuando prepares un congelado, sigue las instrucciones que vienen en el envase, porque para beneficiarnos de estos alimentos, tan importante es el proceso de congelación como el de descongelación.

La mayoría de ellos no necesitan descongelarse antes de cocinarlos, pero algunos sí.

En este caso puedes sacarlos del frigorífico y dejarlos en la nevera hasta que se descongelen del todo o, si tienes prisa, utilizar el microondas para acelerar el proceso.

Lo que no debes hacer nunca es descongelar un producto poniéndolo bajo el chorro de agua caliente, porque pierde muchos nutrientes.

CÓMO CONGELARLOS EN CASA

No es una buena idea comprar productos frescos y congelarlos en casa, porque no disponemos de máquinas que congelen a la velocidad idónea.

Aun así, si tienes un congelador de cuatro estrellas, antes de que se te estropee un producto fresco puedes hacer una excepción y congelarlo. Para ello...

  • Baja el congelador a –30 ºC y mantenlo así hasta que el producto que querías congelar se haya congelado. Después, ponlo a –18 ºC.
  • Congela el producto en pequeñas porciones (esto te permitirá descongelar solo la cantidad que necesitas). Utiliza recipientes o bolsas específicas para este uso, saca el aire para que el alimento no pierda su humedad natural y no se quede duro al cocinarlo e indica con un lápiz de cera el nombre del producto y también la fecha de congelación.
  • Ten en cuenta que no debes llenar las botellas hasta el borde, porque los líquidos (como caldo, limonada...) se dilatan al congelarse.
  • Salvo las verduras, que pueden hervirse directamente sin descongelar, conviene descongelar los alimentos dejándolos en una balda de la nevera durante 24 horas, en lugar de hacerlo utilizando el microondas.
  • No congeles un plato que hayas elaborado con productos congelados. Tampoco congeles frutas, verduras, huevos ni tarritos infantiles.
  • Utiliza una de las bandejas de hacer hielos para congelar caldo o puré de verduras en cubitos. Te resultarán muy útiles para enfriar (y enriquecer) rápidamente la comida de tus hijos cuando tengan tanta hambre que no puedan esperar a que se enfríe lo que tienen en el plato.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo