Hoy, plato único

Lograr que los niños coman bien durante el verano, a pesar del calor, es posible. ¿Quieres averiguar cómo?

A medida que la temperatura aumenta, el apetito de los niños disminuye.

Afortunadamente, el requerimiento calórico del organismo en los meses de más calor es menor que cuando hace frío, pues no necesita gastar energía para mantenerse caliente.

Por eso los platos en verano son más ligeros. Su base principal son los hidratos de carbono y las proteínas, mucho menos calóricos que las grasas, más propias de los platos de invierno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

PURÉS, ENSALADAS Y COMBINADOS

Para que este verano tu hijo siga una dieta adecuada y se siente a la mesa con más alegría, te proponemos que le prepares platos únicos, que le alimenten tanto como un primero y un segundo, pero que le resulten más fáciles de comer.

Puedes ofrecerle los alimentos batidos, a modo de crema o de puré, en ensalada o como plato combinado.

En todos los casos, sírvele la comida en un recipiente grande.

Así la ración le parecerá menor y se enfrentará a ella con más ánimo.

Y otro consejo: si tu hijo está gordito y le haces un plato combinado, recuérdale que no coma deprisa, esto les impide sentir saciedad, siguen comiendo y al final ingieren más cantidad de comida de la que necesitan, lo que agudiza su problema de obesidad.

La clave para que un solo plato constituya un menú equilibrado consiste en que contenga vegetales, proteínas y farináceos, además de que lo completes con una pieza de fruta (o varias) como postre.

Te proponemos siete platos muy apetitosos para solucionarte las comidas de tu pequeño durante una semana.

Ten en cuenta de qué están compuestos para darle a la hora de la cena otros alimentos que equilibren y completen su menú del día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo