Solución a tus dudas sobre la amniocentesis

¿Qué riesgos tiene? ¿Cómo se hace? ¿Duele?... Todo lo que necesitas saber sobre esta prueba.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amniocentesis ¿sí o no?: claves para decidir

Hacerte o no la amniocentesis no es una decisión fácil, ya que esta prueba invasiva supone un pequeño riesgo de pérdida fetal (por debajo del 1%). Además, el objetivo de la amniocentesis es diagnosticar precozmente anomalías cromosómicas en el niño para, en caso de que existan, decidir si se desea seguir adelante con el embarazo.

Una decisión vuestra

Por eso debéis tomar la decisión de realizar la amniocentesis o no en pareja. Lo mejor es que os informéis para saber en qué consiste, qué diagnostica y qué riesgos entraña. Si, tras meditarlo, tienes claro que te vas a hacer la amniocentesis, no vayas con miedo.

Piensa que con la amniocentesis el riesgo de perder al bebé es bastante bajo y que en el 95% de las amniocentesis que se realizan, los resultados dan negativo; es decir, la mayoría de los bebés están sanos.Y piensa también que cuando sepas que el niño no presenta ninguna alteración cromosómica, vivirás tu embarazo con mayor tranquilidad.

Para ayudarte a aclarar dudas, aquí tienes las respuestas a todas esas preguntas que surgen ante la amniocentesis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dudas a la hora de tomar la decisión

La amniocentesis detecta cualquier alteración cromosómica, ya que se estudia todo el cariotipo del bebé. Las más frecuentes son las trisomías del par de cromosomas 21 (síndrome de Down), del 13 y del 18, además de alteraciones en el par sexual. Los fetos con trisomía en el par 13 o 18 no suelen sobrevivir tras el parto, pero sí los de Síndrome de Down.

¿En qué casos se recomienda?

La amniocentesis se recomienda cuando el test de riesgo da positivo, es decir, si el resultado es 1/250 o menos. Además, cuando la madre supera los 35 o 38 años (depende del centro hospitalario), cuando hay antecedentes de hijo o feto con anomalías cromosómicas o malformación relacionada con cromosomopatía, cuando los padres son portadores de alteraciones cromosómicas y si existe ansiedad materna, valorada por el ginecólogo.

¿Me la hago si el test es negativo pero tengo más de 38 años?

Con esa edad sí se recomienda hacerla. Puede que el test de riesgo dé negativo y que el bebé tenga una alteración cromosómica, es lo que se llama un falso negativo. “La probabilidad de tener un hijo con Síndrome de Down aumenta entre los 35 y 38 años y se dispara de forma espectacular a partir de los 38 años”, explica el Dr.Miguel Ángel Huertas, ginecólogo.

¿El médico puede aconsejarme si me conviene o no?

El médico puede y debe aconsejar a la madre o a la pareja. Ha de informarles sobre la prueba, los beneficios de la amniocentesis, los riesgos y, si hay un diagnóstico positivo, sobre las consecuencias del mismo. “Al margen de las indicaciones médicas claras, el especialista debe informar y aconsejar sin implicarse en la decisión. Lo que no debe hacer nunca es tomar decisiones por la mujer o por la pareja”, aclara el doctor Huertas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el día de la amniocentesis

La amniocentesis se realiza alrededor de la semana 15 o 16, más o menos al cuarto mes de embarazo. En este momento el riesgo de aborto ha disminuido con respecto al primer trimestre y ya hay suficiente líquido amniótico para realizar la prueba.

¿Por qué tiene riesgo de pérdida fetal?

Porque al pinchar la bolsa amniótica existe el riesgo de que se rompa en las siguientes 48 horas, aunque es raro que ocurra (menos del 1% de los casos). Según el Dr. Huertas, “se suele asociar siempre a casos complicados, en los que el médico ha tenido que realizar varias punciones porque no localizaba bien el punto exacto”.

Incluso, si al realizar la amniocentesis, la bolsa se rompe y se produce pérdida de líquido amniótico, se puede solucionar con reposo hospitalario. Pasadas 48 horas, el riesgo de rotura de la bolsa es el mismo que si no te hubieras hecho la amniocentesis.

¿Qué debo tener en cuenta cuando me la hagan?

No es imprescindible que vayas en ayunas, aunque sí conviene que hayas evacuado el intestino; además, justo antes te pedirán que vacíes la vejiga. Acude con alguien, no es habitual que la madre se maree, pero puede suceder. Y quien te acompañe ha de conducir a la vuelta o ayudarte a coger un taxi, no debes someterte a los trajines del tráfico.

¿Duele mucho?

A pesar de ser una prueba invasiva, no es dolorosa, de hecho se suele realizar sin anestesia. Sólo sentirás el pinchazo de la aguja. Conviene estar relajada para evitar que el músculo, la parte más dura de atravesar, se contraiga y duela.

En algunos centros inyectan un anestésico local en la zona de la punción, aunque el pinchazo suele ser más molesto que la propia amniocentesis, ya que la aguja es más gruesa. “La anestesia local se pone cuando hay que pinchar más de una vez, como es el caso de los embarazos gemelares, o cuando el médico prevé que va a ser dificultosa y ha de manipular más tiempo”, explica Miguel Ángel Huertas, ginecólogo.

¿Hay peligro de que la aguja dañe al bebé?

Aunque parezca increíble, cuando la aguja entra en la bolsa el bebé se retira ante la presencia de un cuerpo extraño. “Es muy difícil pinchar al niño porque en esta semana de gestación hay mucho líquido y espacio dentro de la bolsa. Puede rozar la aguja si se mueve, pero no se lesiona”, explica el Dr. Huertas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuestiones del día después

Son dudas muy frecuentes y es lógico que le surjan a cualquier embarazada que se somete a esta prueba.

¿Cuánto se tarda en extraer la muestra de líquido amniótico?

Se extraen unos 15 centímetros cúbicos de líquido amniótico y, aunque parezca un tiempo interminable, en ello se emplea menos de un minuto. El médico tarda más en localizar el lugar exacto de la punción que en extraer el líquido. El organismo lo repone en unas horas, ten en cuenta que todo el líquido amniótico se renueva cada 24-48 horas.

¿Hay que seguir alguna recomendación tras la prueba?

Es muy importante que guardes reposo absoluto (en cama) durante 48 horas, para evitar contracciones uterinas. Además, así se favorece que la punción de la bolsa cicatrice (tarda 24 h).

¿Qué efectos secundarios puede tener?

Generalmente no sucede nada, pero tienes que estar atenta a estos síntomas: dolor abdominal (similar al de la regla), sangrado o pérdida de líquido amniótico.Ante cualquiera de ellos, acude rápido al ginecólogo. La pérdida de líquido por la vagina es algo evidente, ya que tendrás la sensación de escape de orina continuo, no ocasional. Si tienes dudas, puedes ponerte un salvaslip y observar si se empapa.

¿Puede aparecer infección tras la prueba?

Es una complicación muy rara, porque la técnica se realiza en un medio aséptico. Pero si se produce, subirá la fiebre y habrá contracciones y dolor. En estos casos hay que acudir a urgencias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ante los resultados

El estudio completo de todo el cariotipo dura tres semanas, tiempo necesario para que las células fetales crezcan en el cultivo celular y puedan ser analizadas. También existe la posibilidad de utilizar una técnica rápida (FISH) que tarda unos dos días y detecta sólo las alteraciones más frecuentes (Down, alteraciones del par 13 y 18 y alteraciones sexuales). Se realiza por indicación médica, cuando se precisa saber con urgencia el resultado porque se ha hecho la amniocentesis tarde (más allá de las 16 semanas) o porque tras la ecografía de las 20 semanas se sospecha alguna alteración cromosómica.

¿Y si da positivo el diagnóstico?

La madre debe tener claro antes de realizarse la prueba si está dispuesta a interrumpir el embarazo, en caso de que el diagnóstico sea positivo. No tiene sentido que se someta a una amniocentesis si es contraria a la interrupción del embarazo.

¿Cuándo se realiza la interrupción del embarazo?

Legalmente, la interrupción voluntaria por alteración cromosómica sólo se lleva a cabo antes de la semana 22 de gestación.

¿Existe alguna prueba no invasiva que sustituya a ésta?

En la actualidad se investiga la posibilidad de encontrar células fetales en la sangre materna, pero los estudios no han dado resultados fiables. Con ello se podrían diagnosticar alteraciones cromosómicas con un simple análisis de sangre a la madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así se hace la amniocentesis

Ahora que ya sabes todo lo que te interesa sobre la amniocentesis, te falta un detalle más: ¿de qué modo se realiza? Conocerlo es importante porque te ayudará a saber qué te vas a encontrar y a ir más tranquila el día de la prueba.

El paso a paso

- Estarás tumbada boca arriba en la camilla, relajada y sin moverte.
- Mediante la ecografía se comprueban los signos vitales del niño (ritmo cardiaco, postura, etc.) y se busca el lugar de la bolsa amniótica donde haya más líquido.
- Se desinfecta la zona de punción con un antiséptico.
- Una aguja muy flexible, tan fina como un cabello (un milímetro de grosor) y con punta en forma de lapicero, para no desgarrar los tejidos al atravesarlos, se introduce en el abdomen materno guiada por el ecógrafo. Primero atraviesa la piel, después la grasa, el músculo, el útero y, por último, la bolsa amniótica.
- Se extrae el líquido para su posterior análisis (se tarda un minuto).
- Posteriormente, la madre permanece tumbada entre 10 y 15 minutos mientras la enfermera controla su pulso, respiración y su tensión arterial. Además, se controlan los latidos cardiacos del feto.
- Si al incorporarte no te mareas, puedes irte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo