Las semanas más importantes para el desarrollo del feto en el embarazo

La transformación en el útero del bebé que va a nacer es un proceso asombroso, en el que todo pasa cuando es preciso y todo tiene un porqué. En él hay momentos clave: el primer latido, la conexión entre neuronas...

las semanas más importantes para el desarrollo del feto 
Getty Images

El crecimiento de tu hijo en tu interior es fascinante desde el mismo momento de la fecundación del óvulo por el espermatozoide. Pero hay unas semanas clave que son las más importantes para el correcto desarrollo del feto. Te lo contamos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La formación de un nuevo ser

Es un prodigio de la naturaleza. Al final de la gestación se habrán creado todos los órganos del niño, los huesos, los músculos y la piel, en su cerebro habrá 100.000 millones de neuronas con 100 billones de conexiones entre ellas, su tamaño se habrá multiplicado por 20 y su peso habrá aumentado de menos de un gramo a unos 3 kilos... Un esfuerzo enorme.

Y aunque cada semana del desarrollo del feto es esencial, hay algunas especialmente importantes por los avances que se producen en ellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el primer trimestre

Empieza la revolución. Al final de este trimestre del embarazo, la mayoría de los órganos estarán formados (aunque aún serán inmaduros), el embrión será ya un feto y tu hijo tendrá la forma inconfundible de una personita.

Semana 5: El inicio del período embrionario. El corazón, que ocupa casi el 25% del tamaño del embrión, empieza a latir. Temprano, ¿verdad? Y ni siquiera tiene su forma característica... “Hay una razón biológica que lo explica: el embrión necesita crecer rápidamente y para ello requiere que llegue sangre a todo el cuerpo. A partir de un determinado tamaño eso no sería posible sin el corazón”, dice Eduard Gratacós, director del Centro de Medicina Maternofetal BCNatal del Hospital Clínic de Barcelona. Podrás oír su latido con un estetoscopio hacia la semana 11.

Semana 6: Un momento clave en la gestación: empieza a formarse la placenta, vital para el crecimiento del bebé. Además, y pese a no medir más de 6 milímetros, el embrión ya tiene diferenciados algunos órganos, como el hígado, el corazón o los pulmones.

Semana 8: Empiezan a apreciarse lo que serán brazos y piernas. Y el doblez de codos y rodillas. Las extremidades inferiores se desarrollan un poco más tarde que las superiores.

Semana 10: A partir de aquí el embrión pasa a considerarse feto. Como si quisiera celebrarlo, realizará sus primeros movimientos. Incluso bostezará. Eso sí, aún no tiene reflejos, todo lo que realiza son movimientos espontáneos. Entonces, ¿por qué empezar tan temprano? De alguna forma, para entrenarse. “Si no, órganos y músculos se atrofiarían”, aclara Eduard Gratacós. Por otro lado, durante esta semana se forman las manos, los pies, las costillas y los huesos de la columna vertebral.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Durante el segundo trimestre

Entramos en el que tradicionalmente se ha denominado trimestre de crecimiento. Por supuesto, no menos importante que los otros del embarazo.

Semanas 14-15: Tu hijo muestra las primeras expresiones faciales. Sin embargo, hay que aclarar que son expresiones reflejas y no representan un estado de ánimo. Además, ahora empieza a chuparse el dedo. Y otro momento emocionante: ¡ya podréis saber su sexo!

Semanas 15-16: La osificación de los huesos es muy activa. Si hay algún problema esquelético se verá ahora. Otro logro: a partir de ahora el feto secreta orina en la bolsa.

Semanas 17-18: Anatómicamente tu hijo ya es capaz de recibir estímulos auditivos.

Semanas 18 a 24: Una etapa esencial en el cerebro. Se desarrollan muchísimas neuronas nuevas, que empezarán a ir desde el centro a la periferia, creando unas primeras conexiones (aunque de forma rudimentaria).

Semana 21: Sus intestinos ya pueden empezar a digerir ciertas sustancias.

Semana 25: Ojos, cejas, pestañas y párpados están ya formados. El feto realiza movimientos oculares rápidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el tercer trimestre

La fase final de su desarrollo viene marcada por la tranquilidad. En este momento del embarazo los órganos están formados, ya funcionando o preparándose para funcionar (como los pulmones) y sólo falta “perfeccionarlos”. Y el feto tiene que crecer.

Semana 27: Dará un enorme estirón y engordará. En las semanas que quedan hasta el parto tu hijo triplicará su peso.

Semana 28: Abre y cierra los ojos, que estaban sellados. Pero no será hasta la semana 30-32 cuando tu pequeño reaccione ante la luz proyectada en tu vientre dilatando sus pupilas. De todas formas, sólo le llega aproximadamente el 1% de la luz exterior.

Semana 32: Sus huesos ya están desarrollados (aunque aún son blandos).

Semana 35: Un momento clave por dos razones: se alcanza la maduración pulmonar y el desarrollo final de las conexiones cerebrales. El desarrollo del cerebro consume más del 50% de la energía que utiliza el feto. En esta fecha un encefalograma mostraría unos patrones de funcionamiento que, aunque primitivos, recuerdan a los que tendrá después el bebé.

Semanas 37-38: ¡Bebé a término! Qué expresión más bonita, ¿verdad? Sólo le queda seguir creciendo un poquito más, aventurarse a nacer... y pronto estará contigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo empieza a moverse?

En realidad el feto se empieza a mover ya en las primeras semanas del embarazo. Se sabe que alrededor de la semana10 uno de sus gestos es el bostezo, y que en el tercer mes de la gestación se mueve unas 50 veces cada hora.

Pero tú tendrás que esperar a la semana 18-24 para notarlo. La fecha es variable porque depende de si es un primer embarazo (lo notarás más tarde), de si estás más o menos delgada y de la posición que ocupe la placenta: si está en la zona delantera del útero los movimientos tardan más en empezar a notarse que si está en la pared posterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conectado al mundo

Durante el segundo trimestre del embarazo los sentidos del bebé que se está formando entran en escena. El primero es el del tacto, alrededor de la semana 16. A finales del quinto mes oirá ciertos sonidos.

Las papilas gustativas se desarrollan alrededor de la semana 25 (aunque es difícil asegurar que pueda distinguir sabores).

La vista tendrá que esperar a la semana 30 para empezar a captar tenues luces y sombras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo