Remedios para sentirte mejor si no puedes tomar medicinas en el embarazo

¿Sufres náuseas o retienes líquidos? ¿Has cogido un resfriado y muchos de los fármacos que lo alivian están prohibidos en tu estado? Estos remedios te aliviarán.

remedios para sentirse mejor si estás embarazada y no puedes tomar medicinas
Getty Images

A veces no queda más opción que un medicamento, bien porque hay una infección o bien porque la mamá ya tenía problemas de salud que precisaban tratamiento. Pero en casos tan comunes como los que te contamos a continuación, puedes intentar aliviar las molestias con trucos caseros y hábitos naturales

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes de nada, consulta al médico

Desde el momento en que descubras que estás embarazada, has de tener cuidado con los medicamentos. Algunos no presentan riesgos para el embarazo, pero otros sí. Aunque hay una barrera que filtra las sustancias que llegan al feto, la mayoría de los fármacos de uso común pueden atravesarla y acumularse en su organismo, que es más sensible a ellos y no puede eliminarlos.

Además, por los cambios que se producen en tu cuerpo, medicinas que antes nunca te hubieran afectado, ahora pueden tener efectos adversos. Por ello, siempre hay que consultar al médico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Contra el resfriado y la congestión nasal

Toma nota de estos remedios, que no te curarán pero sí te aliviarán mientras te curas.

- Haz un suero casero: mezcla en un litro de agua una cucharadita de sal (o compra suero fisiológico). Después, con cuentagotas, aplícate unas gotitas en cada orificio de la nariz.
- Pon un humidificador en tu habitación. Si no tienes, puedes colocar un cazo de agua hirviendo, pero sin ningún tipo de sustancia inhalatoria como el eucalipto (están prohibidas).
- Un zumo de limón rebajado con agua y miel aliviará tu garganta y hará que tosas menos. Emplea este zumo para hacer gárgaras.
- Mantente bien hidratada, bebe mucha agua y evita los ambientes demasiado secos.
- Si aparece fiebre, alerta: vigila que tu temperatura no suba de 38,5 ºC ni se mantenga constante en 38 ºC. Si fuera así, acude a tu médico. Toma un baño o ducha con agua tibia (no helada) y descansa mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ante el estreñimiento y las hemorroides

Los cambios hormonales y la presión del útero son algunas causas que provocan el estreñimiento (a veces se agrava con hemorroides), pero existen otros factores, como la ingesta escasa de fibra o de líquidos o el sedentarismo.

- Se recomiendan 25-30 g de fibra al día, así que intenta introducirla de forma progresiva en tu alimentación, comiendo más hortalizas, verduras –excepto las flatulentas, como coliflor, coles, pimiento, pepino y alcachofa– y fruta –salvos las astringentes, como membrillo o plátano–. También has de tomar más legumbres, cereales integrales y zumos con pulpa y añadir salvado de avena a los yogures.
- Bebe unos 2-2,5 litros diarios de líquidos: agua (sobre todo), infusiones, caldos, zumos...
- Toma en ayunas un kiwi, un zumo de naranja o ciruelas pasas rehidratadas (puestas en agua el día anterior). Un café solo o un vaso de agua tibia también movilizarán tu intestino.
- Fija un horario para ir al baño, sé regular con las comidas y camina, haz gimnasia o natación.
- Para las hemorroides puedes aplicar frío en la zona durante 15 minutos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para las náuseas y los vómitos

Las hormonas y los niveles bajos de azúcar en la sangre son los causantes. Para sentirte mejor...

- Ten a mano unas galletitas saladas o de jengibre para tomarlas antes de salir de la cama.
- Di no a las comilonas, pica algo sano cada dos horas y bebe mucha agua y zumos naturales. Evita el café y alimentos con mucha grasa y sal, opta por proteínas y carbohidratos e incrementa la B6 con nueces, semillas y legumbres.
- Evita olores fuertes y ten la casa ventilada.
- Pica algo antes de irte a la cama y también al levantarte para ir al baño por la noche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aliviar el dolor de cabeza

Lo más habitual es que estén provocados por las hormonas, junto al aumento del volumen de la circulación sanguínea y la disminución de la glucosa en la sangre (pero, ¡ojo!, un dolor intenso y repentino, con retención de líquidos –hinchazón– puede ser síntoma de tensión muy alta o preeclampsia, para ir a urgencias).

- Haz comidas más ligeras y come a menudo para evitar bajadas repentinas de glucosa.
- Anda, nada o realiza un ejercicio moderado para favorecer la circulación sanguínea.
- Colócate compresas frías en la frente o en la nuca, date una ducha o un baño tibios.
- Presiona los puntos donde duele y masajea.
- Bebe mucho líquido, la hidratación es fundamental para eliminar las jaquecas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando sufras hinchazón y piernas cansadas

Retienes líquidos porque tus vasos sanguíneos llevan más sangre y tienen menos tono.

- Acuéstate sobre el costado izquierdo para no presionar la vena cava, en el lado derecho.
- Pon las piernas elevadas apoyándolas contra la pared durante al menos 20 minutos.
- Reduce la sal y bebe más líquidos.
- Haz pilates, natación o camina a diario.
- Masajea tus piernas con duchas frías.
- Aplícate un gel frío y masajea desde abajo.
- No estés mucho tiempo de pie. Si no queda más remedio, cambia de posición a menudo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Granos en la cara o picazón en la piel?

El cambio hormonal ocasiona el acné rosácea. O reseca la piel y provoca picazón (ojo, consultar al médico por si indica colestasis).

- Si tienes acné, haz limpieza de mañana y noche, usa jabón neutro, hidrata con crema y ponte protector solar para pieles sensibles.
- Aplícate mascarillas de arcilla.
- Para la comezón en pecho, muslos y vientre, masajea con aceite de oliva rebajado en agua, evita los baños calientes, que resecan la piel, añade avena al baño (se vende en farmacias) y usa ropa de algodón y holgada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ante el dolor del parto

Hay algunos remedios que pueden aliviar el dolor de las contracciones (te vendrán bien aunque el parto sea con epidural, hasta que te la pongan).

- Dile a tu pareja que te realice un masaje en la zona lumbar.
- Apóyate en tu pareja (él de rodillas, tu espalda en su pecho) y mécete de un lado a otro.
- Aplícate un chorro de agua un poco caliente sobre la espalda.
- Pide que te apliquen compresas calientes en la zona lumbar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo