Curiosidades del feto en tu interior

Hoy, gracias a la ciencia y a la tecnología, sabemos más acerca de lo que hace y siente el feto dentro del útero. ¿Quieres descubrir algunas cosas sorprendentes? Sigue leyendo.

el feto en el útero
Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bosteza, tiene hipo... ¡y hace pis!

Tu pequeño puede bostezar a las 18 semanas del embarazo y sonreír con sólo 26 semanas, como mostrando satisfacción por algún alimento o algún sonido que llega del exterior.

Además, también tiene hipo. Cuando esto sucede, la madre nota un movimiento rítmico muy pequeñito.

Ah, y hace pis (tranquila, el líquido amniótico se renueva cada 24 horas.)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ya es un pequeño gourmet

¡Te ha sacado la lengua en la ecografía! No es extraño. Porque lo que está haciendo en realidad es probar sabores en el líquido amniótico.

Y se sabe que traga más cantidad cuando hay mayor concentración de azúcares en él y menos cuando predominan los sabores ácidos o amargos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Oye más de lo que crees

Desde la semana 16 del embarazo oye los ruidos internos.

Desde la semana 28, su oído puede distinguir sonidos y tonos y su cerebro guarda memoria de lo que oye. Si le cantas una melodía a menudo, cuando nazca la reconocerá y le tranquilizará.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tiene una gran sensibilidad

La sensibilidad táctil en las manos aparece en la semana 11 (en los pies, en la 12).

Además, hacia esta semana 12 se observa una curiosa reacción: si la madre se presiona el abdomen y el feto está pegado al útero, cierra los dedos de la mano que apoyaba en la pared.

Y a partir de la 22 ¡no para de tocarse!: se frota el ojo, se rasca la nariz, se acaricia la mejilla...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De vez en cuando tiene erecciones

Sí, el feto varón puede tenerlas a partir de las 16 semanas. Son la manifestación del gusto que siente al “tocarse”, al chupar su mano... (existe sensibilidad genital desde la semana 10).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ensaya la respiración
Getty Images

A partir del quinto mes de embarazo ensaya con él los movimientos respiratorios, cada vez más coordinados.

Como sucederá en el bebé una vez que ya haya nacido, estos movimientos son más rápidos en la vigilia y más lentos cuando duerme.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puede sentir dolor

Si una aguja le pincha, la hormona beta endorfina en su sangre crece un 590% y el cortisol sube un 185%, lo que indica estrés y sensación de dolor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sabe colocarse en posición de salida
Getty Images

Bien por mandato genético o bien porque la cabeza pesa mucho, el 95% se colocan en la postura idónea para nacer.

Al parecer es el propio bebé, con su emisión de hormonas, quien desencadena el parto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Interacciona con el mundo exterior

Cuando la futura mamá huele una taza de café, el ritmo respiratorio del bebé se acelera. El “aroma” le llega con las hormonas de la sangre materna.

Pero además, hacia el final del embarazo, si proyectas una potente luz sobre tu tripa, el interior del útero se ilumina tanto que el bebé se siente incómodo y se tapa la cara con las manos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hace muchísimo ejercicio

El bebé no para quieto. Si dais un portazo, él da una sacudida, si su papá habla junto a tu tripa, se calma y se mueve más despacio...

Aunque al final se mueve menos por falta de sitio, la madre lo sigue notando todos los días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo