Tiroides en el embarazo

¿Sabías que tu fertilidad, la buena marcha del embarazo y el desarrollo neurológico del bebé dependen en gran parte del correcto funcionamiento de esta pequeña glándula?

Tiroides en el embarazo
Getty Images

La actividad de la glándula del tiroides tiene una importancia capital en el embarazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dónde está y qué hace la glándula tiroides

Justo por debajo de tu nuez existe una glándula con forma de mariposa y un peso de unos 30 gramos. Se llama tiroides y fabrica las hormonas triyodotironina (T3) y tiroxina (T4), que regulan tu metabolismo y se encargan de que tu cuerpo utilice la energía y mantenga su temperatura y de que el cerebro, el corazón y los músculos funcionen normalmente.

Un estudio de la tiroides previo al embarazo
Getty Images

Por un lado, la tiroides influye en la fertilidad: padecer una alteración tiroidea moderada o leve no tiene por qué impedir que te quedes embarazada, pero sí puede hacer que te cueste más.El motivo es que el hipotiroidismo suele provocar en la mujer ciclos menstruales irregulares y una disfunción ovárica. Además, este trastorno se relaciona con abortos de repetición (algo que se podría evitar detectándolo y tratándolo antes de la gestación). Y por otro lado, en lo relativo a la salud del feto: la hormona T4 es fundamental para el desarrollo de su sistema neurológico y de la placenta que le está nutriendo. Pero la tiroides del feto no se forma hasta la semana 10 o 12 de la gestación, por lo que durante las primeras semanas tu hijo se sirve de la tuya.Por esta razón, si estás pensando en quedarte embarazada es conveniente que te hagas un chequeo que incluya un perfil analítico tiroideo.Éste confirmará que esta glándula funciona bien o, si detecta que hay alguna alteración, permitirá al médico poner tratamiento para evitar que os afecte a ti o al bebé.

Si el hipotiroidismo surge en el embarazo

En ocasiones los resultados de estos análisis se encuentran dentro de unos límites que serían normales para una mujer que no estuviera esperando un hijo, pero que se consideran un poco “justitos” para enfrentarse a un embarazo.

Si es tu caso, te dirán que tienes un hipotiroidismo subclínico y te recetarán hormonas por vía oral que te ayudarán a reponerte hasta alcanzar unos niveles adecuados.

El motivo de que estés tan cansada
Image SourceGetty Images

Que los médicos actúen así es esencial porque el embarazo tiene un impacto muy fuerte sobre la tiroides: hace aumentar un 10% su tamaño y le exige un sobreesfuerzo que incrementa hasta en un 50% su producción de T3 y T4.Y el problema es que en embarazadas con una reserva tiroidea limitada o una deficiencia de yodo, esto puede llegar a provocar un hipotiroidismo: la glándula trabajará más lenta y no producirá suficientes hormonas.Los síntomas característicos del hipotiroidismo (cansancio, debilidad, ganancia de peso, estreñimiento, dolor en músculos y articulaciones, sequedad de piel, debilitamiento de pelo y uñas...) son tan parecidos a los del embarazo que a veces se confunden. Por eso, para detectarlo se hace una analítica de sangre que mide los niveles de hormona tiroidea y THS (hormona estimulante de la tiroides). Esta prueba se realiza en los controles rutinarios del embarazo, donde te explicarán que los niveles recomendados de la THS tienen que ser inferiores a 2,5 mUI/L en el primer trimestre y a 3,0 mUL/L en el segundo y tercer trimestres. Si no lo son, te recetarán un medicamento llamado levotiroxina, que repone las cantidades que te faltan de hormonas tiroideas, y quizá un suplemento de yodo.

¿Y si aparece hipertiroidismo en la embarazada?

Este trastorno, que surge cuando la tiroides genera más tiroxina de la que necesita el organismo, sólo aparece en un 0,2% de los embarazos y tiene síntomas más llamativos: ansiedad, nerviosismo, hipertensión, pérdida de peso, taquicardias, ojos saltones, temblores en las manos...

Casi siempre está asociado a la enfermedad de Graves y se trata con una medicación anti-tiroidea que inhibe la producción de T4 (al igual que la medicación para el hipotiroidismo, no afecta al bebé).

Trastornos de la tiroides antes del embarazo
Getty Images

Si antes de quedarte embarazada tenías diagnosticado hipotiroidismo o hipertiroidismo, lo único que tendrás que hacer es llevar un control más estricto de tus niveles hormonales y un ajuste preciso de la medicación que ya tomabas.Con estas precauciones el embarazo se desarrollará con total normalidad.

Hipotiroidismo en el bebé recién nacido

Si un problema de tiroides no se ha detectado y tratado durante la gestación (algo muy improbable si se han seguido todos los controles), el bebé puede nacer con un hipotiroidismo congénito, que si no se trata rápido puede degenerar en un retraso mental.

Es raro, se detecta siempre y tiene tratamiento

Esta enfermedad sólo se presenta en 1 de cada 4.000-5.000 recién nacidos y siempre se detecta a tiempo gracias a la prueba del talón que se realiza en el hospital a las pocas horas del parto.

Si da positivo, pondrán al bebé un tratamiento con hormonas. En algunos niños se mantiene de por vida y en otros es transitorio y se retira cuando se va recuperando la tiroides.

Publicidad - Sigue leyendo debajo