Análisis en el tercer trimestre del embarazo

Ánimo, a estas alturas ya te quedan pocos análisis. No olvides que sirven para asegurar que todo va bien antes del parto.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con el último análisis...

Entre las semanas 35 y 37 del embarazo te harán el último análisis de sangre (y otro de orina, para descartar infecciones). Volverán a repetir el hemograma, así como las pruebas de la hepatitis B, sífilis y el VIH en caso de que fueran negativos en el primer trimestre pero estuvieras en el grupo de riesgo. Además, tu médico pedirá los valores de coagulación en la analítica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pruebas de coagulación

Confirman si te pueden poner anestesia de forma segura. Y evalúan la capacidad que tiene tu sangre para coagularse; es decir, el tiempo que tarda en formar coágulos y el riesgo que tienes de sufrir una hemorragia en el parto o en el postparto inmediato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Exudado vagino-rectal

Para hacerlo, se toma una muestra y se realiza un cultivo. Así se determina si existe la posibilidad de un contagio infeccioso del bebé al atravesar el canal del parto por una bacteria llamada estreptococo del grupo B. El resultado de este análisis tiene una validez de unas cinco semanas, por ello se realiza en una fecha cercana al parto (en caso de que este no llegara, habría que repetirlo de nuevo).
Si eres portadora de esta bacteria te aplicarán un antibiótico profiláctico en el momento en que se inicie el parto para prevenir el contagio del bebé, que podría ocasionarle una infección muy peligrosa. Con el antibiótico se elimina este riesgo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo