Ácido fólico en el embarazo: nuevos datos

El papel de los folatos para prevenir la espina bífida y nuevos datos sobre su asimilación en el embarazo.

image
D.R.

La toma de folatos antes y durante el embarazo puede reducir hasta en un 70% el riesgo de que el bebé desarrolle defectos en el cierre del tubo neural (DTN), anomalía que afecta al cerebro o a la columna vertebral (espina bífida).

La doctora Nuria Izquierdo, de la Unidad de Alto Riesgo del Hospital San Carlos de Madrid, ha presentado la “Actualización del papel de los folatos en el manejo del riesgo obstétrico”, con datos tan interesantes como los que siguen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Necesitas suplementos?

Los folatos, ácido fólico o vitamina B9, se encuentran de forma natural en muchos alimentos (espárragos, verduras de hoja verde, naranja, etc.). También en alimentos reforzados, como cereales de desayuno, pan, leche...

Aún así, estas dos fuentes no llegan a cubrir las necesidades aumentadas en la gestación, debido al rápido crecimiento celular, por lo que hay que tomar suplementos de ácido fólico.

¿Desde y hasta cuándo?

El Ministerio de Sanidad recomienda un suplemento de 0,4 mg al día (ojo, hay que reponerlo a diario) desde meses antes del embarazo hasta, al menos, el día 28 de la gestación, que es cuando se cierra el tubo neural. “Pero conviene mantenerlos hasta el final, por sus beneficios”, recomienda la Dra. Izquierdo.

¿Y si no asimilas bien los folatos?

Es algo que antes no se conocía: casi la mitad de las españolas tienen una mutación genética que les impide asimilar bien los folatos.

“Si hay problemas de absorción –aconseja la experta– puede ser útil el metafolín, la forma más activa del folato, en vez del ácido fólico.”

Si quieres quedarte embarazada o si ya lo estás, consulta al ginecólogo acerca de tus niveles de ácido fólico..

Publicidad - Sigue leyendo debajo