Los análisis y pruebas del tercer trimestre de embarazo

A estas alturas de embarazo, empiezas a tener ganas de que llegue el parto y conocer a tu bebé, pero todavía te quedan varias semanas de controles médicos.

Estás harta de ir tanto al médico, pero ten un poco de paciencia: vigilar de cerca tu salud y el bienestar del bebé es la garantía más firme de que todo va a salir bien.

Séptimo mes

Comienzas a centrarte en la llegada del parto y eso te asusta y preocupa. ¡Tranquila! Durante este mes acudirás a la consulta mensual para una revisión. Es el momento, si aún no lo has hecho, de elaborar un plan de parto, un documento escrito en colaboración con tu equipo médico (matrona y obstetra) en el que muestras tus preferencias sobre el tipo de parto que deseas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Octavo mes

Entre las semanas 32ª y 36ª te harán la tercera y última ecografía para comprobar la posición del bebé, y valorar su crecimiento, la colocación de la placenta y el volumen del líquido amniótico.

Entre las semanas 35ª y 37ª se hace un cultivo del exudado vaginal y rectal para detectar la presencia de Streptococcus agalactiae. Si es positivo, tomarán medidas profilácticas en el parto para evitar que el bebé se infecte.

Noveno mes

A partir de la semana 37 irás a la consulta cada 15 días. En la semana 40 y hasta el parto, cada semana.

Te harán análisis de sangre y de orina, así como una monitorización fetal una vez a la semana.

Si el médico sospecha que las dimensiones o la forma de tu pelvis pueden dificultar la salida del niño, en este mes te realizará una radiopelvimetría.

Hacia la 40-41 te practicarán una amnioscopia para examinar el color del líquido amniótico.

Ya sólo te queda preparar la maleta y los documentos médicos que debes llevarte... e ir al parto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo