La ecografía de la semana 20 es la más importante del embarazo

Se hace en el ecuador del embarazo, en la semana 20 o 21, y es la que más información aporta.

En esta exploración se realiza un estudio minucioso del bebé (se denomina morfológica porque analiza la forma), así que el ecografista se tomará su tiempo.

No le interrumpas con preguntas, al acabar te resumirá todo.

Miden su crecimiento

Para la ecografía no hace falta que vayas en ayunas. Eso sí, es conveniente que el futuro papá te acompañe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al pasar el transductor por tu vientre el especialista observará en la pantalla el corazón del bebé, el perfil de la cara y la nuca, los órganos internos y las extremidades.

También evaluará su crecimiento (debe medir unos 20 cm), para tomar medidas en caso de que haya un CIR (crecimiento intrauterino retardado).

Esta prueba es tan importante porque permite también detectar anomalías morfológicas como espina bífida, cardiopatía, hidrocefalia, alteraciones renales, etc. No te asustes: saber que no tiene nada malo, como ocurre en la mayoría de los casos, te tranquilizará.

Si te la hacen en 3D, verás al bebé en relieve. Y en 4D, con movimiento. ¡Ah!, y ya puedes saber si es niño o niña. Si no quieres que te lo digan, avísalo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo