Dolores de espalda más comunes en el embarazo

Si padeces alguno de estos dolores durante la gestación, evita forzar la espalda. Se pueden prevenir y tratar pero acude al médico si no notas mejoría.

dolor de espalda en el embarazo
Getty Images

Durante el embarazo, el dolor de espalda es una molestia muy común que incluso puede impedir que la mujer haga vida normal. A veces el dolor de espalda puede llegar incluso a impedir descansar y eso repercute en el estado general de la embarazada. Vamos a explicar a qué se deben los dolores de espalda más comunes en el embarazo y si se pueden prevenir o aliviar con determinadas pautas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Existen tres tipos de dolor de espalda que son especialmente comunes durante el embarazo:

Lumbago

“Afecta a más del 71% de las embarazadas”, dice Mario Gestoso, director médico de la Fundación Kovacs y de la Escuela Española de la Espalda (EEDE). El dolor lumbar se localiza a la altura de la cintura, sobre todo en el centro de la columna, aunque a veces puede irradiarse hacia la zona de los glúteos.

El lumbago empeora cuando se pasa mucho tiempo en la misma posición (ya sea de pie o sentada), cuando se levantan objetos pesados o cuando se llevan a cabo acciones repetitivas; por ejemplo, si en tu trabajo te tienes que levantar y sentar continuamente.

También suele ser más intenso al final del día. “Ningún factor obstétrico (número de embarazos previos, semanas de gestación, etc) se asocia con un mayor o menor riesgo de padecer dolor lumbar; lo que sí sabemos es que esta molestia aumentará cuanto más tiempo se pase en cama y mayor sea el nivel de ansiedad que sufra la embarazada”, explica el doctor.

Dolor pélvico posterior

Es una punzada lacerante que se siente más abajo de la cintura, a la altura del sacro e incluso en las nalgas; puede ser unilateral o bilateral y a veces se irradia hacia la cara interna de los muslos. No desaparece con el descanso y suele ser más intenso por la mañana al levantarse de la cama.

La molestia se acentúa en posiciones en las que la cadera está flexionada, al subir escaleras o al entrar y salir del coche. “Los factores asociados al dolor pélvico posterior son una mayor duración del embarazo, un mayor grado de depresión y también un mayor índice de masa corporal”, dice el doctor.

Ciática

El dolor suele presentarse como una quemazón u hormigueo que comienza en la parte baja de la espalda y se irradia hacia los glúteos, donde se hace más intenso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta patología, que empeora si se pasa mucho tiempo sentada, afecta en algún momento a más del 60% de las embarazadas, y en el 99% de los casos se debe a la irritación del nervio ciático por contracturas o malas posturas típicas de la gestación (el 1% restante se deben a una hernia discal o a un problema morfológico de la espalda).

¿Tendré algo más?
“La mayoría de estas dolencias de espalda pueden tratarse satisfactoriamente e incluso prevenirse. Además, sólo en casos muy excepcionales es posible que lleguen a interferir en la aplicación de la anestesia epidural”, explica el doctor Gestoso. Normalmente los analgésicos que están permitidos durante el embarazo (casi siempre se recomienda paracetamol) resultan suficientes para eliminar el dolor. Pero si en tres días no notas ninguna mejoría, lo más conveniente es que vayas al médico para que descarte otras patologías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo