Los factores de la coagulación en la embarazada

Las pruebas de coagulación son necesarias para poder controlar una posible hemorragia durante el parto y, también, para saber si eres propensa a los trombos que pueden aparecer en las piernas.

Antes de una operación se analizan estos factores para conocer el tiempo que tarda la sangre en coagularse, un dato importante para hacer frente a una posible hemorragia. En la gestante estos factores están aumentados y suelen medirse especialmente en los últimos meses.

Proteínas muy particulares

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Estos factores son proteínas de la sangre y su misión es contribuir a la coagulación, es decir, formar un tapón que impida la pérdida sanguínea.

Casi todos están elevados

La mayoría de las personas tenemos 13 factores, nombrados con números romanos. La falta de alguno de ellos puede ocasionar enfermedades hemorrágicas (entre ellas la hemofilia). En el caso de la embarazada, casi todos están elevados.

Para que te hagas una idea, el factor I, que es el fibrinógeno, puede pasar de 350 mg por cada 100 ml de sangre a 650 mg/100ml. Y lo mismo le pasa al factor II, que verás en el análisis como protrombina, y a los factores VII, VIII, IX y X.

Necesitas hacer ejercicio

Tener los factores tan altos, si se une al sedentarismo, puede ocasionar trombos en las extremidades inferiores. Por eso tu médico te dirá que te mantengas activa, que camines a diario, sobre todo en los últimos meses, y que le comuniques si surge hinchazón o dolor en las piernas que no desaparece con el reposo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo