¿Tendrán que hacerme la cesárea?

Nuevos avances médicos ayudan a predecir la necesidad de una cesárea a las pocas horas de que el trabajo de parto comience.

Se calcula que una de cada diez mujeres va a tener un parto prolongado (más de 14 horas en las primíparas y más de 9 en las multíparas). Muchas veces, cuando esto ocurre la futura mamá está tan cansada que finalmente se opta por realizar una cesárea.

Pues bien, en un estudio llevado a cabo por la compañía Sueca Obstecare y respaldado por la Liverpool University (Reino Unido) han encontrado una manera de predecirlo sin tener que esperar hasta el final. Los resultados demuestran que el útero produce ácido láctico durante las contracciones (cómo cualquier otro músculo del cuerpo cuando trabaja). Sin embargo, cuando los niveles son demasiado elevados inhiben la producción de oxitocina, por lo que las contracciones se vuelven ineficaces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para conocer los niveles de ácido láctico (y saber por lo tanto si esto va a suceder) tan sólo hace falta analizar un poco del líquido amniótico obtenido tras la ruptura de la bolsa de aguas, por lo que no es una prueba dolorosa. Varios hospitales en Suecia, Noruega y Bélgica ya han empezado a ponerla en práctica.

¿ERES CANDIDATA A LA CESÁREA?

Por otro lado, ya desde el embarazo puedes saber si tienes más posibilidades de que tu hijo nazca mediante una cesáresa (en nuestro país, alrededor del 25% de los partos se llevan a cabo con esta intervención). Y es que existen algunas circunstancias que hacen que la futura mamá sea más proclive a necesitarla. Aunque que a veces se programa con antelación, otras veces se espera a ver cómo evoluciona el trabajo de parto por si puede lograrse de una manera natural.

Éstas son las causas más comunes de cesárea:

  • Problemas con la placenta. Bien porque no esté funcionado correctamente o bien porque su posición pueda dificultar la salida del bebé (placenta previa).
  • Alta presión arterial. Puede desencadenar cuadros de eclampsia y preeclampsia y en ocasiones sufrimiento fetal.
    • Tamaño del bebé. Si es muy grande y existe una desproporción pélvico-cefálica o por el contrario si es muy pequeño y el expulsivo puede comprometer su bienestar.
      • Presentación del bebé. Si en la semana 37 el feto todavía está en posición transversal o de nalgas.
        • Embarazos múltiples. Aunque no siempre es necesario llevar a cabo una cesáreas, especialmente si la mujer ha dado a luz por vía vaginal anteriormente, las probabilidades son más elevadas.
          Publicidad - Sigue leyendo debajo