La donación de membranas

Como ya hemos indicado, las membranas amnióticas son muy ricas en colágeno, pero también en células madre (como la sangre del cordón umbilical).

 

Por ello, y por su facilidad para que un tejido implantado se convierta en el propio tejido del paciente, se están usando para intervenciones oftalmológicas, para la recuperación de quemados y para reparación de tejidos dañados.

Si quieres donarlas tras el parto, hay bancos de membrana amniótica en:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Hospital Universitario San Carlos, de Madrid.
  • Instituto Universitario Dexeus, de Barcelona.
  • Hospital del Perpetuo Socorro,
  • Badajoz.
  • Centro Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, de A Coruña.
  • Banco de Membrana Amniótica del Hospital de Galdakano, de Bizkaia.

    SORPRENDENTE

    Información sobre otras regiones en Organización Nacional de Trasplantes: www.ont.msc.es/información/equipos/tejidos. Teléfono: 91 314 24 06.

    • Un feto a término produce de 600 a 1.200 ml/día de orina que vierte a la bolsa amniótica. Es decir, en el noveno mes, la gran mayoría del líquido amniótico ¡es pis!
    • El líquido amniótico ha de ser claro o blanquecino. Si se torna verde o marrón, indica pérdida de bienestar fetal.
    • Las membranas amnióticas, el líquido, la placenta y el cordón no pertenecen a la madre ni al niño; permanecen en el interior materno mientras dura la gestación y después se eliminan sin que ninguno de los dos organismos perciba su carencia.
    • En el caso de los gemelos bivitelinos (falsos gemelos), cada niño tiene su propia placenta y su bolsa de aguas. En gemelos auténticos, lo habitual es que los niños compartan la placenta y haya dos bolsas, aunque también es posible que compartan placenta y bolsa.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo