Evolución de tu hijo en el útero

Primero una célula, luego un feto y al fin un precioso bebé. La evolución de tu hijo en el útero es apasionante y la tecnología nos permite acercarnos a ella. ¿Quieres conocerla?

La prueba de embarazo acaba de darte la noticia: estás esperando un hijo. Aunque aún no tengas síntomas (quizá sí has notado más somnolencia de lo habitual), dentro de ti tiene lugar una auténtica revolución desde hace algo menos de un mes, cuando se produjo la concepción.

Poco a poco tu hijo crece dentro de tí. Descubre cómo va adquiriendo sus primeros rasgos que dará pie a un desarrollo posterior hasta convertirse en el bebé que tendrás en tus brazos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El poder de una célula

Todo comienza cuando el espermatozoide más dotado del hombre penetra en el óvulo de la mujer y se funde con su núcleo.

Tú no sospechas que estás embarazada, pero en este momento queda fijada muchísima información del futuro bebé: sus rasgos físicos, su sexo, su personalidad y hasta su predisposición a padecer ciertas enfermedades. Este encuentro tiene lugar en una de tus trompas de Falopio.

El óvulo fecundado viaja hacia el útero y se va dividiendo en numerosas células. La bola de células, llamada mórula o blastocito, se convertirá en el embrión y en la placenta.

No se equivoca quien afirma que todos nacemos con un hermano siamés, la placenta.

Ya en el útero, busca el mejor lugar para anidar. El viaje ha durado toda una semana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo