Si tuviste complicaciones en el embarazo tienes más probabilidades de tener problemas de corazón

La hipertensión en el embarazo, la preeclampsia, la diabetes gestacional o el parto prematuro pueden indicarte riesgo de futuros problemas cardíacos.

Mujer embarazada
Getty Images

Los problemas de salud de la madre durante el embarazo de hipertensión, preeclampsia o eclampsia, diabetes gestacional o parto prematuro pueden ser un indicativo de que existe riesgo de padecer enfermedades cardiacas o cerebrovasculares en el futuro.

"Lo llamo la prueba de estrés de la naturaleza del embarazo: revela quién puede ser más propenso a desarrollar una enfermedad cardíaca debido al estrés fisiológico de la experiencia. Puede ayudar a identificar a las mujeres que se beneficiarían de los esfuerzos más agresivos de prevención de enfermedades del corazón”, dice Martha Gulati, M.D., jefa de cardiología de la Universidad de Arizona en Phoenix.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La relación exacta no está clara, comenta la doctora, pero esas complicaciones más la carga física general del embarazo pueden cambiar el funcionamiento del corazón, de los vasos sanguíneos o el metabolismo de la mujer, lo que aumenta los riesgos cardíacos en el futuro.

Cómo proteger tu corazón después de tener un bebé

1.Comenta con tu médico tu historial de embarazos: Aunque los médicos suelen preguntar al respecto, hay algunos que no lo hacen. Por eso es importante comentarle a tu médico las posibles complicaciones que hayas podido tener en tus embarazos y preguntarle si pueden afectar a tu corazón en el presente o en el futuro.

      2. Visita a tu médico con regularidad: Si has tenido, por ejemplo, presión arterial alta durante el embarazo, hazte revisiones regularmente para controlar tu colesterol, al menos una vez al año. Lo mismo que si has padecido diabetes gestacional, deben realizarte análisis de azúcar en sangre cada cierto tiempo. En este sentido, en un estudio realizado en más de 12.000 mujeres con diabetes gestacional, demostraron que solo el 22% se hizo pruebas de los niveles de azúcar un año después del parto.

      3. Cambia tu estilo de vida: Si fumas, déjalo y procura mejorar tu alimentación. Es recomendable que comas más alimentos de origen vegetal rellenos de fibra y que reduzcas el consumo de alimentos procesados y de azúcar. También es aconsejable que realices ejercicio regularmente y que camines todos los días.

      4. Hazte un chequeo: Es recomendable que te hagas una prueba de detección de enfermedades cardíacas un año después del parto si durante el embarazo padeciste diabetes gestacional o preeclampsia. Otros factores de riesgo pueden hacer que el médico te sugiera medicamentos para la presión arterial o el colesterol para ayudar a proteger aún más el corazón.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Publicidad - Sigue leyendo debajo