Biopsia de corion y Cordocentesis

Aunque la amniocentesis es la más habitual, existen otras pruebas prenatales que se realizan de forma parecida y persiguen los mismos fines. Dan resultados más precoces o precisos en determinadas patologías, pero la extracción es algo más compleja y tienen un riesgo de aborto mayor.

Biopsia de corion

  • Qué es: La extracción y análisis de una muestra de las vellosidades coriónicas, presentes en la placenta.
  • Cómo la hacen: Con control ecográfico, introducen un fino catéter por el cuello del útero para recoger la muestra. No requiere anestesia ni es dolorosa.
  • Ventajas e inconvenientes: Se puede hacer antes, hacia la semana 12, pero requiere más habilidad y el riesgo de aborto es el doble (2%) que en la amniocentesis.
  • Cuándo se recomienda: Cuando hay algún antecedente directo de alteraciones genéticas y cuando el examen ecográfico es altamente sospechoso de anomalías, al mostrar malformaciones mayores o un gran edema de nuca.

    Cordocentesis

    • Qué es: Una punción con la que se obtiene sangre fetal del cordón umbilical para su posterior análisis.
    • Cómo la hacen: Con guía ecográfica, introducen una aguja por el abdomen y el útero para pinchar en el cordón umbilical y extraer la sangre.
    • Ventajas e inconvenientes: Indicada para ciertas patologías, puede acelerarse para obtener un cariotipo en tres días, pero tiene más riesgo de provocar un aborto (entre 3% y 5%) y requiere mucha pericia por parte del médico.
    • Cuándo se recomienda: Cuando se sospecha de posibles alteraciones hematológicas en el feto (como la anemia de Fanconi) o de infecciones maternas con un riesgo potencial para el bebé, como la rubéola o la toxoplasmosis.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Publicidad - Sigue leyendo debajo