Amniocentesis ¿cómo se realiza?

Se hace entre las semanas 15 y 18 de embarazo (antes hay poco líquido amniótico y el riesgo de aborto es más alto). El primer paso es una exploración ecográfica para comprobar que el bebé está bien y para buscar el lugar donde puncionar sin ponerle en peligro.

Después te limpiarán esa zona de la barriga y el médico te pinchará con una larga aguja, que atravesará el abdomen y la pared uterina hasta llegar a la bolsa amniótica.

Allí se extrae un poco de líquido amniótico para analizarlo. La punción se realiza bajo visión ecográfica. Si todo va bien, en todo el proceso no se tarda más de cinco minutos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La prueba se realiza sin anestesia, pero no es dolorosa. El calibre de la aguja es dos veces el de un cabello humano, extremadamente delgada, así que el pinchazo es muy suave.

“Quizá pueda parecer aterrador, pero en absoluto es una prueba dolorosa. Hay una pequeña molestia cuando se atraviesa la pared uterina, pero no dura ni un segundo y cuando la aguja está dentro, no se nota nada hasta que se retira”, asegura el doctor Bello.

La espera y los resultados

Tras la prueba te recomendarán reposo relativo durante 48 horas (baja laboral) y evitar las relaciones sexuales. No es necesario que estés tumbada en la cama, pero sí que restrinjas las actividades físicas y esfuerzos.

En principio no deberías tener dolor. Sí es normal alguna molestia en el lugar del pinchazo, o leves calambres producidos porque el útero tiende a contraerse en respuesta a la punción, pero nada más. Si tienes algún dolor fuerte o pérdidas, acude al médico.

Hay dos tipos de resultados. El test completo tarda entre cuatro y seis semanas, porque hay que esperar a que las células fetales del líquido amniótico crezcan en cultivo. Con ello se obtiene el cariotipo, es decir, el estudio de los cromosomas del bebé.

Antes del cariotipo, a los tres días, tu médico podrá facilitarte el resultado del test QF-PCR, que permite descartar las tres principales enfermedades genéticas. Lo más probable, ya sabes, es que el bebé esté sano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo