Las ventajas de la tercera dimensión

El control básico del embarazo se hace siempre en 2D. Cuando se sospecha de la posible existencia de una malformación, se lleva a cabo una ecografía en 3D, que permite detectar mejor ciertas anomalías.

La principal ventaja de este sistema es poder ver el tercer plano que generalmente no se capta en 2D. De esta manera tu doctor podrá observar lugares nuevos que de otra forma resultarían complicados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La 3D permite obtener planos para el estudio, por ejemplo, de la columna vertebral. Este sistema permite observar nítidamente las vértebras y una de sus principales patologías, la espina bífida. Además, ayuda a conocer con más precisión la severidad de esta anomalía. Otra gran ventaja de la 3D (y también de la 4D) es que, en caso de enfermedad, os ayudará a visualizarla mucho mejor y, por lo tanto, a entenderla.

Muchas veces lo realmente complicado para los especialistas es describir, con las palabras más sencillas, el problema del feto. Y una simple imagen puede ayudar enormemente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo