¿Qué es una ecografía?

Gracias a los ultrasonidos

El control ecográfico se lleva a cabo a través de un aparato que emite unos ultrasonidos, muy semejante a los sonares que utilizan los barcos de pesca para localizar los bancos de peces.

Éstos rebotan contra el objeto –en este caso el propio feto– y un ordenador va traduciendo la información para recrear la imagen que aparece en la pantalla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Como bien sabes, el feto se mueve en el líquido amniótico, y los líquidos en general son muy buenos transmisores de los ultrasonidos, produciendo una imagen tremendamente real de las estructuras fetales.

Todo ello permite ver el embrión o al feto, su tamaño, su crecimiento... y detectar posibles malformaciones o patologías que pueda presentar en su desarrollo intrauterino.

En condiciones normales, durante tus nueve meses y medio de embarazo te realizarán tres ecografías. La primera a las 12 semanas, la segunda a las 20 y la tercera a las 34, todas ellas en cálculos aproximados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo