Ecografías: mirando en tu interior

Son una ventana que te permite ver cómo se desarrolla el bebé que estás esperando. Descubre su utilidad en cada etapa de tu embarazo.

¿Qué desvelan las ecografías?

Qué ganas tengo de que llegue el día del parto para poder ver la cara de mi hija!”. Este deseo casi obsesivo que viven, como tú, miles de mujeres embarazadas de todo el mundo, forma ya parte del baúl de los recuerdos desde la aparición, hace unos años, de las nuevas ecografías en 4D.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un sistema revolucionario que te permite ver a tu hijo en movimiento dentro del útero. Y, además, “con una precisión tan nítida que es casi como si pudieses introducir una cámara de vídeo dentro de tu propio útero para filmar sus movimientos”, explica la doctora Margarita Torrents, jefa de la sección de Diagnóstico Prenatal del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona.

De hecho, un reciente estudio demostró la impresionante similitud entre las expresiones de la cara del bebé dentro y fuera del útero, “experimento” que también hicimos en la revista. En fin, que ya puedes decir eso de “es mi vivo retrato” tres meses antes de que nazca. Todo un prodigio tecnológico.

Pero hasta llegar a este modernísimo sistema de control ecográfico ha llovido mucho en los últimos 40 años. No hace demasiado tiempo –si lo comparamos con la historia de la humanidad–, el obstetra seguía el embarazo mediante la palpación en el abdomen materno. Eso le permitía controlar algunos parámetros como la posición fetal, el número de fetos o su tamaño aproximado (por la altura uterina).

Más tarde llegó la monitorización electrocardiográfica que se aplica en los partos. Las placas captan el corazón del feto y mediante la gráfica se puede detectar la pérdida de bienestar fetal.

La llegada de las ecografías en 2D supuso toda una revolución. Hoy parece impensable el seguimiento de un embarazo sin su presencia. Y aún son las reinas indiscutibles en el seguimiento de la gestación en todos los centros médicos de nuestro país.

“Es que las 4D no mejoran el diagnóstico de las 2D”, aclara la doctora. “A veces vienen los padres a hacerse la 4D para descartar enfermedades que no han detectado las otras ecografías.Y es un error”, explica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo