Embarazo gemelar, así es

Sí, se diferencia del embarazo normal en algunas cosas. Descubre qué debes tener en cuenta.

El cuerpo femenino está capacitado para gestar a dos bebés a la vez, algo que ha existido desde los tiempos más remotos.

Características del embarazo gemelar

  • Tendrás más control médico. Algunos ginecólogos aconsejan ir a consulta cada tres semanas y prescriben un análisis de orina cada 15 días. A partir de la semana 29 los controles son quincenales y en las últimas, semanales.
  • Es posible que cada mes te hagan una eco y desde la semana 30, un cardiotocograma cada dos semanas. Con ello se controla el estado de salud de los bebés.
  • Tu aumento de peso será mayor, entre 12 y 17 kilos (también depende de tu peso al empezar). Hasta la semana 24, un aumento de 7 a 8 kilos es normal; después, un incremento de medio kilo por semana es lo adecuado.
  • Los gemelos pesan unos 600 gramos menos al nacer que un bebé que viene solo. Su peso será de unos 2 kilos y medio. Los idénticos suelen pesar algo menos que los mellizos.
  • Tu alimentación debe ser la misma que la de cualquier embarazada, pero necesitas en los primeros meses 2.800 calorías diarias (500 más que en un embarazo sencillo) y 3.300 en los últimos.
  • Debes tomar mucha fruta, verduras, carne, pescado (sobre todo azul), legumbres, huevos y lácteos. En tu caso aún es más importante –si cabe– no fumar ni tomar alcohol, ya que los gemelos de por sí pesan menos al nacer.
  • Debido al aumento de demanda de hierro –mayor en tu caso–, es probable que sufras anemia; el ginecólogo te prescribirá suplementos de hierro para prevenirla.
  • Este embarazo no te impide estar activa. En los primeros dos trimestres es bueno pasear, hacer bici estática y nadar. A medida que avanza la gestación debes tener más cuidado, pero puedes seguir nadando casi hasta el final; en el agua te sentirás aliviada. En los últimos meses el reposo relativo es recomendable, así como dos o tres siestas diarias. Túmbate del lado izquierdo; tiene menos vasos sanguíneos que el derecho y favorece el riego fetal.
  • La gestación gemelar suele durar unas 37 semanas, tres menos que en el caso de un solo bebé. Como el útero está mucho más distendido, recibe antes la señal de dilatarse; y la placenta (o las placentas) también se agota antes.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo