En el primer trimestre del embarazo

DE 0 A 3 MESES: LA ADAPTACIÓN

Tras la primera cita médica, nada más conocer el embarazo, las visitas al tocoginecólogo durante este trimestre suelen ser una al mes.

En esta etapa tu organismo se adapta a la nueva situación y experimenta una increíble revolución hormonal.

Es probable que te sientas cansada y somnolienta, que tus pechos se hinchen y estén muy sensibles, que te sobrevengan náuseas (sobre todo mañaneras) y aversión a ciertos olores o que tengas la nariz congestionada, más necesidad de miccionar y una mayor propensión al estreñimiento y a los gases.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todo ello es normal y se debe a las hormonas. También puedes sufrir algún mareo (tu tensión arterial ha descendido, y es lo deseable).

Otro síntoma que puede alarmarte sin motivo es sentir pequeños pinchazos o molestias en el bajo vientre (no un dolor agudo) coincidiendo con la fecha en que habrías tenido la regla; incluso puedes tener entonces un ligerísimo sangrado vaginal que en este caso no es preocupante, ya que se debe a la implantación del óvulo en la pared del útero.

Tu médico te indicará qué hacer para paliar estas incomodidades; por ejemplo, comer algo salado en la cama antes de levantarte por la mañana para evitar las náuseas.

Y si los necesitas, te recetará medicamentos compatibles con el embarazo.

MOTIVOS PARA IR A URGENCIAS

  • Sangrado vaginal. Salvo el de implantación, cualquier sangrado es indicio de una posible amenaza de aborto. El médico te recomendará reposo y evitar las relaciones sexuales.
  • Vómitos y náuseas tan persistentes que impiden comer y/o beber. Suele aplicarse un tratamiento de suero intravenoso para restablecer la pérdida de sustancias necesarias para el buen funcionamiento del organismo y evitar la deshidratación.
  • Sangrado nasal que no cesa. Se debe a una mayor congestión de los vasos sanguíneos y precisará de un taponamiento y un control médico.
  • Dolor muy agudo en el bajo vientre. Podría indicar que el embrión ha anidado fuera del útero (embarazo ectópico) y en este caso habrá que eliminarlo mediante tratamiento químico o quirúrgico.
  • Fiebre de origen desconocido (más de 38ºC). Es señal de alarma en cualquier momento del embarazo, porque el bebé no la tolera bien si se mantiene y porque es síntoma de infección. Hay que buscar la causa, tratarla y vigilar su evolución.
  • Caídas o golpes en el abdomen.Independientemente del momento del embarazo en que ocurran, hay que comprobar que el bebé está bien mediante ecografía.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo