Técnicas para lograr el embarazo

Un 8,6% de los nacimientos en España es gracias a ellas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo acudir?

Según los especialistas en medicina reproductiva hay que acudir a consulta cuando una pareja en edad fértil lleva más de un año teniendo relaciones sexuales regulares sin embarazo, especialmente si la mujer tiene más de 35 años.
En España, según el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), la edad media de las mujeres que acudieron a la clínica a someterse a algún tratamiento para quedarse embarazada fue de 38,5 años. Como dato relevante, el número de mujeres que ha acudido al centro para preservar su fertilidad, en los últimos 5 años, ha crecido un 256%.

También hay que destacar que el perfeccionamiento que técnicas como el test embrionario ha permitido que la tasa de éxito de la fecundación in vitro se incremente, al igual que ha favorecido que la tasa de partos múltiples disminuya, ya que gracias las últimas técnicas de diagnóstico preimplantacional te aseguran que el embrión está sano y no hay necesidad de transferir más de un embrión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Inseminación Artificial (IA)

Esta técnica es una de las más sencillas y de las más frecuentes en las clínicas de reproducción asistida. Se trata de colocar una muestra de semen, de la pareja o de un donante, previamente preparada en el laboratorio, en el interior del útero de la mujer con el fin de incrementar el potencial de los espermatozoides y las posibilidades de fecundación del óvulo. Se diferencia de la fecundación in vitro en que no es necesario extraer previamente los óvulos de la mujer.

En qué consiste

En una primera fase se estimulan los ovarios mediante medicamentos hormonales mientras se realiza un control del endometrio para determinar cuál será el momento idóneo para la inseminación. Después, en una segunda fase, ya en el laboratorio, se seleccionan los espermatozoides que tienen una mayor movilidad y se procesan para mejorar su calidad y capacidad de fertilizar el óvulo. El último paso consiste en depositar, a través de una fina cánula, esos espermatozoides dentro de la cavidad uterina, logrando acortar la distancia que separa al espermatozoide del óvulo y facilitando el encuentro entre ambos. 

Para quién está indicada

Cuando hay alteraciones no muy graves en el semen de la pareja, dificultades para el coito, como un vaginismo, alteraciones en el moco cervical, endometriosis leve, alteraciones en la ovulación o esterilidad de origen desconocido.

Precio

La Seguridad Social cubre tres intentos para parejas con problemas de fertilidad. En las clínicas privadas, el precio puede oscilar  entre 500 y 1000 €. Entre 900 y  1.700 € si es con donación de semen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fecundación in vitro (FIV)

Es la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio in vitro con el fin de obtener embriones ya fecundados para transferir al útero materno y que evolucionen hasta conseguir un embarazo. Puede llevarse a cabo mediante técnica de FIV convencional o la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides ICSI. Se puede hacer con semen de la pareja y en casos de mala calidad espermática severa, en mujeres solas o en parejas que son portadores de enfermedades genéticas o en las que se sospeche que el factor masculino es el que hace que fallen tratamientos previos más sencillos, se puede utilizar el semen de donante.

En qué consiste.

- Estimulación ovárica. Se administran unas inyecciones diarias para que los ovarios, en lugar de producir un único óvulo, produzcan más ovocitos  y así tener mayor número de embriones y por tanto mayor posibilidad de embarazo. Una vez esos folículos y el endometrio se encuentran en el momento óptimo se programa una cita para la punción de los ovocitos.
- La punción. Se realiza en el quirófano bajo sedación y dura 15 minutos aproximadamente.
- Fecundación. Una vez se dispone de los óvulos tras la punción folicular y de los espermatozoides, se procede a la fecundación. Puede realizarse de dos maneras: con la técnica tradicional, que consiste en colocar en la placa de cultivo un óvulo rodeado de espermatozoides, o introduciendoun espermatozoide vivo dentro del óvulo.
- Cultivo. Los embriones que se obtienen tras la fecundación de los óvulos son observados en el laboratorio diariamente y son clasificados según su morfología. Algunos durante el desarrollo pueden bloquearse y esos serán descartados al considerarse inviables. Después, se eligen a los mejores embriones para transferir al útero.
- Transferencia. Consiste en introducir los mejores embriones dentro del útero materno con ayuda de una cánula diseñada especialmente para ello en el quirófano, pero sin sedación ya que es un procedimiento rápido e indoloro. Después, solo queda esperar a la realización de la prueba de embarazo. 
- Vitrificación. Una vez realizada la transferencia se lleva a cabo la vitrificación de los embriones de buena calidad no transferidos con el fin de utilizarse para el siguiente ciclo si el primero no ha tenido éxito. También se guardan por si se desea volver a intentar tener otro hijo.

Precio

La Seguridad cubre hasta 3 ciclos de este tratamiento, aunque cada comunidad autónoma tiene sus propios requisitos, hasta los 40 años de edad. En clínicas privadas su precio es a partir de 5.000 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El plus del análisis genético

La Fecundación in vitro con análisis genético embrionario se diferencia de la Fecundación in vitro tradicional en que se seleccionan los embriones mediante la técnica PGS (Prenatal Genetic Screening). Se trata de una técnica que permite hacer determinaciones cromosómicas de los embriones. Se realiza mediante una biopsia, gracias a la cual se extraen las células sin que se comprometa el desarrollo normal de los embriones. Así se descartan posibles anomalías y se transfiere al útero sólo los embriones sanos, elevando la tasa de embarazo hasta el 70%.

Precio

Desde 8.000 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando el óvulo no es tuyo

El tratamiento de reproducción asistida de la ovodonación ofrece la oportunidad de tener un hijo a mujeres que no pueden gestar un embrión por sí mismas. Se realiza una FIV con la peculiaridad que los óvulos son de una donante anónima y los espermatozoides son de la pareja, aunque si se trata de mujeres que afrontan la maternidad en solitario, el esperma puede ser de donante.

En qué consiste

La FIV con donación de óvulos varía si los óvulos son donados en fresco -en el que hay que sincronizar los ciclos de la donante y de la receptora, iniciando la estimulación ovárica el mismo día en el que la receptora comienza a preparar el endometrio con la medicación- o si van a pasar por un proceso de vitrificación -en el que los óvulos están congelados y se adjudican a la receptora más adecuada siendo ella la que elige cuándo iniciar el proceso-.

Tratamiento farmacológico. La receptora tiene que tomar una medicación que hace que su útero se prepare para la implantación de los embriones que le van a transferir.

Preparación del semen. Se puede obtener el mismo día de la donación de los ovocitos y se preparará en el laboratorio, eliminando ciertos componentes y seleccionando los más adecuados, aunque también se puede congelar una muestra y descongelarla cuando se encuentre a la donante.

Transferencia. Una vez han sido fecundados los embriones, éstos permanecen en el laboratorio hasta la transferencia, que no se diferencia del resto de FIV tradicional o de microinyección espermática.

Para quién está indicada

En casos de mala calidad de los óvulos, abortos de repetición, mujeres con alteraciones genéticas que pueden heredar sus hijos y que no pueden detectar con el diagnóstico genético preimplantacional, baja o nula reserva ovárica, menopausia o fallo ovárico prematuro.

Precio

Algunas comunidades autónomas lo cubren, pero el límite siempre está en mujeres de 40 años. En clínicas privadas, desde 7.000 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Preserva, desafiando al reloj biológico

La cantidad y la calidad de óvulos cae bruscamente a partir de los 35 años, es decir que la probabilidad de tener un niño cuando se tiene menos de 35 años es del 60%, pero está cifra cae hasta el 17% a partir de los 36. Esta técnica permite congelar los óvulos cuando aún son abundantes y de calidad y decidir posteriormente utilizarlos en una fecundación in vitro cuando se considere que es el momento más oportuno para ser madre.

La vitrificación

Es un proceso de solidificación en el que los ovocitos son tratados con sustancias crioprotectoras y sumergidos en nitrógeno líquido a una temperatura de -196 C. Los pasos son los mismos que los de un ciclo de FIV, pero en lugar de proceder a la fecundación se realiza una vitrificación y se quedan almacenados en nitrógeno líquido. No existe limitación en el tiempo y los ovocitos pueden mantenerse crioconservados durante el tiempo que se desee hasta decidir que ha llegado el momento de ser madre.

Precio

La Seguridad Social sí que cubre estos tratamientos de reserva, pero como los recursos son limitados siempre los guarda para parejas que lo hacen por motivos médicos, no para retrasar el momento de ser padres. En clínicas privadas, desde 2.300 €.

Congelación de la corteza ovárica

Es una técnica que permite restablecer la función ovárica y consiste en extraer, mediante una biopsia, pequeños trozos de la corteza de los ovarios en la mujer. El tejido extraído se disecciona y corta en finas láminas que se congelan en nitrógeno líquido para posteriormente auto trasplantarlo. Es una técnica muy habitual en pacientes que van a recibir quimioterapia y que quieren ser madres una vez el cáncer haya desaparecido.

Precio

Sólo por motivos médicos en la Seguridad Social. Entre 2.500 y 4.000 € en clínicas privadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo