La ovulación, todo lo que necesitas saber sobre ella para quedarte embarazada

La ovulación determina el periodo más favorable para concebir un hijo. ¿Qué debes saber sobre este increíble proceso?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo se produce la ovulación?
Getty Images

Desde antes del nacimiento, la mujer produce en sus ovarios todos los óvulos que tendrá a lo largo de su vida. Al nacer se tienen unos dos millones hasta llegar a la pubertad, cuando se conservan hasta unos 500.000. Pero de todos ellos, solo madurarán unos 500.

Es desde la pubertad hasta la menopausia cuando el cuerpo de la mujer está orquestado por sus ciclos menstruales, con una duración aproximada de unos 28 días a contar a partir del primer día de la regla. Es decir, un óvulo por cada ciclo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo estoy ovulando?

Para saber si tienes ciclos regulares es importante que apuntes en un calendario los días de tu menstruación y después de tres o cuatro meses, cuentes si siempre se produce tras el mismo periodo de tiempo. Si es así, entonces te será más fácil averiguar cuándo eres más fértil. En teoría te bastará con un simple cálculo: tienes que restar 14 días a tu ciclo y obtendrás el día aproximado de tu ovulación.

Sin embargo, esta operación no hay que tomarla como una ciencia exacta, ya que tu cuerpo puede alterar su ciclo de ovulación por estrés, por una enfermedad o sin que haya una razón conocida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo tengo más posibilidades de embarazo?

La ovulación determina cuándo hay más posibilidades de que una mujer conciba un hijo. De hecho, la fecundación no se produce hasta el momento en el que un óvulo desciende por la trompa de Falopio y se encuentra con un espermatozoide que es capaz de penetrar en su interior. En el caso de que no sea fecundado en las doce horas después de ser expulsado, muere.

Sin embargo, el ciclo de la mujer no siempre es regular y esto hace más difícil saber cuándo se produce la ovulación exactamente, sobre todo en ciclos generalmente largos y/o irregulares.

Si quieres saber cuáles son tus días más fértiles, no olvides visitar nuestra calculadora de ovulación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cambio de la mucosidad cervical

Existen síntomas que puedes observar en tu cuerpo que pueden hacerte detectar que estás ovulando. Uno de ellos es el cambio de la mucosidad cervical: a lo largo de todo el ciclo el flujo vaginal sufre cambios y varía según la fase en la que se encuentre tu cuerpo. Tanto su consistencia como su textura se ven afectadas y durante la ovulación es como la clara de huevo, resbaladiza y de color blancuzco. Esto se produce para que los espermatozoides pueden traspasarla mejor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Otros síntomas de la ovulación

Además del cambio en la mucosidad cervical, hay otras señales que indican que estás ovulando.

Temperatura basal y corporal: En los días anteriores a la ovulación, la temperatura basal de la mujer aumenta 0.4 a 1.0. Por lo tanto, si llevas un control diario de tu temperatura, irás observando su evolución y tendrás una pauta de tus días fértiles. Si llevas un control durante varios ciclos menstruales podrás establecer un patrón en los cambios de temperatura. Los 2 a 3 días que preceden a la subida de temperatura son los más fértiles. Existen en el mercado termómetros especialmente diseñados para medir la temperatura basal. Pero ten en cuenta que existen factores como la fiebre o la ansiedad, que pueden afectar a esta curva de temperatura.

Dolores abdominales y de pecho: algunas mujeres tienen dolores o pinchazos abdominales durante la ovulación y tensión en los pechos. Otras no presentan estos síntomas. Estos dolores pueden ocurrir antes, durante o después de la ovulación. El dolor abdominal se localiza en la parte baja del abdomen, por lo general en la zona derecha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El factor psicológico afecta a la fertilidad

Aunque nada te impide lanzarte a realizar los cálculos expuestos para intentar quedarte embarazada más rápido, recuerda que estos métodos pueden resultar angustiosos si estás esperando impacientemente ser madre, por lo que hay que confiar en la naturaleza y no obsesionarse en ningún momento.

Aunque no lo creas, los factores psicológicos afectan a la fertilidad. De hecho, la tensión y la ansiedad que produce querer tener un bebé pueden estar siendo los causantes de que no te quedes embarazada. Ten en cuenta que, de media, un 25 % de las parejas que tienen relaciones frecuentemente concebirán en un mes, al 60% les costará seis meses y al 90% unos 18.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo