Elegir el sexo del bebé de forma natural

Diversas teorías aseguran que con métodos naturales se podría inclinar la balanza y aumentar las probabilidades de concebir un niño o una niña. Te las contamos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Buscas un niño o una niña?

Estás deseando tener un niño? ¿O te apetece ser madre de una niña? Antes de que sigas leyendo te aclaramos que el único método que garantiza un 100% de éxito a la hora de gestar un bebé de uno u otro sexo es la selección de embriones obtenidos mediante una fecundación in vitro. Y en España, la Ley de Reproducción Asistida solo permite usar esta técnica en casos en los que se trata de evitar una enfermedad genética ligada al sexo, como la hemofilia, una enfermedad que transmiten las mujeres y padecen los hombres. Dicho esto, si en tu embarazo quieres intentar inclinar la balanza a uno u otro lado de forma natural, te contamos qué métodos y teorías puedes seguir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
SI QUIERES TENER UN NIÑO...

Según el biólogo estadounidense Landrum B. Shettles, la clave está en los espermatozoides y en el control de la ovulación. Los primeros determinan el sexo del bebé porque los óvulos aportan el cromosoma X (femenino), mientras que los espermatozoides pueden ser masculinos (cromosoma Y) o femeninos (con cromosoma X). El espermatozoide con cromosoma X es más grande y resistente (sobrevive más tiempo), pero se mueve más lento. El espermatozoide Y es más corto, efímero y débil, pero se mueve más rápido.
Para concebir un niño su método aconseja tener relaciones sexuales el día de la ovulación (o un día antes o después), ya que los espermatozoides masculinos alcanzarían al óvulo más rápido que los femeninos. Y recomienda no tener relaciones hasta ese día concreto: así aumenta la cantidad de espermatozoides masculinos en el esperma del hombre.
El orgasmo femenino tiene mucha importancia en este método, ya que las contracciones que provoca dentro de la matriz ayudan a transportar el esperma con mayor rapidez al cérvix, lo que favorece a los espermatozoides niño. Otro motivo para alcanzar el orgasmo es que los espermatozoides Y tienden a morir más rápido en el ambiente ácido de la vagina, pero durante el orgasmo femenino se libera más fluido cervical, que reduce esa acidez y crea un ambiente más adecuado para los Y, los que generan niño, por lo que se incrementa la posibilidad de que lleguen vivos al óvulo.

Hay otra teoría, la de la Dra. Elizabeth Whelan, que en su libro Boy or girl afirma que los cambios de temperatura basal previos a la ovulación también influyen. Para concebir un niño aconseja tener relaciones 4-6 días antes de que esta temperatura aumente, ya que los cambios bioquímicos que favorecen la supervivencia de espermatozoides Y pueden ocurrir más temprano en el ciclo de la mujer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La postura ideal

Siguiendo las instrucciones del Dr Shettles, la mejor posición al hacer el amor para concebir un niño es la que favorece una penetración profunda (el hombre detrás de la mujer), ya que la distancia que tienen que recorrer los espermatozoides es menor y los Y, al ser más rápidos, alcanzarán antes al óvulo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alimentos que te ayudan a concebir un niño

El método Baretta, desarrollado por una bioquímica argentina, consiste en que la embarazada lleve una alimentación rica en determinados minerales durante un mínimo de tres meses antes de empezar a buscar el bebé. Su teoría se basa en que el consumo elevado de esos minerales modifica el moco cervical, que es el medio conductor de los espermatozoides en su camino hacia el óvulo. Si las secreciones cervicales son muy alcalinas favorecen al espermatozoide Y y si son más ácidas favorecen al X. Por ello, si se busca niño hay que comer alimentos ricos en sodio y potasio: más legumbres, patatas, carne, pescado y pan

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
SI QUIERES TENER UNA NIÑA...

Para concebir niña, el método del Dr. Shettles recomienda tener relaciones entre cinco y tres días antes de la ovulación, ya que los espermatozoides con el cromosoma X sobreviven más tiempo, por lo que tienen más probabilidades de mantenerse con vida cuando llegue el óvulo. Por otra parte, este método asegura que si el hombre toma un baño de agua caliente antes de mantener relaciones sexuales se favorece la concepción de una niña. La razón es que sumergirse en agua caliente perjudica a la calidad del esperma del hombre, con lo que disminuirá el número de espermatozoides Y vivos a la hora de eyacular, y los femeninos habrán resistido más a las altas temperaturas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La postura ideal

El Dr. Shettles recomienda optar por la llamada postura “del misionero”. Esta impide una penetración profunda y evita que los espermatozoides Y alcancen su meta antes que los X, que sobreviven más tiempo en la vagina, por lo que no importa que queden más alejados del cuello uterino. Además, para concebir una niña aconseja que la mujer no llegue al orgasmo, ya que durante éste se libera más fluido cervical, que reduce la acidez dentro de la vagina haciendo que el ambiente sea más adecuado para los espermatozoides Y.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alimentos que te ayudan a concebir una niña

También la alimentación juega un papel importante a la hora de tener una niña, según la teoría de la Dra. Baretta. Su método recomienda que la futura embarazada incluya en su dieta más alimentos ricos en calcio y en magnesio: leche y derivados (quesos, yogures, batidos), almendras, avellanas, copos de avena, cereales, arroz, verduras de hoja, huevos... Y frutas como las cerezas, fresas, naranjas, mandarinas, piña, pomelo... ¿Lo intentarás?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué es el DGP?

Es el Diagnóstico Genético Preimplantacional, que se usa para evitar enfermedades genéticas ligadas al sexo. Consiste en analizar genéticamente el ADN de los embriones obtenidos por técnicas de FIV para transferir solo los sanos. Según Victoria Verdú, coordinadora de ginecología de la Clínica Ginefiv, “se extrae una de las 6-8 células de cada embrión cuando éste tiene tres días de evolución y sobre dicha célula se hace el estudio genético para comprobar si el embrión porta alguna alteración cromosómica o genética”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo