Cómo afrontar las relaciones sexuales cuando hay problemas de fertilidad

Descubre las premisas para lograr que la tensión que conlleva no lograr el embarazo no arruine vuestra vida sexual

Cuando deseamos tener un hijo y tarda en llegar el embarazo más de lo que pensábamos, el sexo deja de ser un medio de deseo, erotismo y complicidad para convertirse exclusivamente en la vía para lograr nuestro objetivo. Además, el estrés y la frustración se apoderan de nuestra mente influyendo directamente sobre nuestra relación de pareja y el sexo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta situación se agrava cuando los problemas sexuales no son únicamente una consecuencia de la dificultad de lograr el embarazo, sino que son la causa de no conseguirlo, ya sea porque no haya deseo, porque las relaciones sexuales sean dolorosas, porque alguno de los dos miembros tenga dificultades para tener hijos…

En esta última situación, el factor psicológico es fundamental. En el caso de las mujeres suelen despertar sentimientos de culpa, y en el de los hombres, problemas de autoestima derivados de cuestionar su virilidad. Ambas reacciones todavía dificultan más lograr nuestros objetivos y, sobre todo, disfrutar de relaciones placenteras.

La directora médica de EVA, Fulvia Mancini, ha comentado a ABC, hay algunas claves, como la frecuencia o la calidad de las relaciones sexuales, que son al mismo tiempo diagnóstico y tratamiento. Por ello, cuando las parejas van a su consulta, la doctora les suele preguntar sobre estos aspectos que, aunque suelen incomodar a sus pacientes, son importantísimos para identificar el problema. Para la doctora, el respeto, la confianza y el diálogo entre la pareja es fundamental para afrontar este tipo de problemas.

Por ello, las expertas de EVA aportan una serie de premisas que, junto a una buena disposición, ayudarán a la pareja en su relación, favorecerá a que surjan más ocasiones y, como consecuencia, las posibilidades de que surja el embarazo.

  • El objetivo, el placer: el objetivo no ha de ser lograr el embarazo, sino disfrutar del sexo juntos, tratar de disfrutar y divertirse en pareja.
  • Diálogo: es imprescindible escuchar a nuestra pareja para saber qué quiere, cómo se siente, qué le gusta. Es imprescindible que las parejas aprendan a empatizar en todas las áreas, incluida la íntima.
  • El calendario: existen días en los que las mujeres somos más fértiles y es de utilidad tenerlos en cuenta, eso sí, no hay que sentirse culpables si en esos días no surge la ocasión de tener relaciones.
  • Atracción: para que las relaciones sean placenteras, debemos atraer y sentirnos atraídos por nuestra pareja. Es necesario que nos cuidemos, que tengamos detalles, que nos esforcemos por no perder la magia y atraer sexualmente al otro.
  • Días sin sexo por prescripción médica: puedes sustituirlos por otro tipo de sexo, masajes, caricias…
  • Cuidar el entorno: es aconsejable cuidar el ambiente donde se van a llevar a cabo las relaciones sexuales y conseguir una atmósfera romántica o que incite al deseo.
  • Variar: cambiar de rutinas es muy útil.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    La octava premisa, y fundamental para que las otras siete funcionen, es dejar la preocupación en la consulta médica. Antes de asistir a ella, puedes hacer un listado con todas las preguntas que tengas, incluso si piensas que son tontas, para salir renovado, sin dudas y sin preocupaciones. En el caso de los tratamientos de reproducción asistida, la cuestión de la búsqueda del bebé es de los profesionales, pero la del placer, es siempre de la pareja.

    ADEMÁS... Decálogo para favorecer la fertilidad

    Publicidad - Sigue leyendo debajo