Se utiliza menos del 10% de los óvulos congelados para retrasar la maternidad

La vitrificación de óvulos como medio para preservar la fertilidad de las mujeres será reemplazada, de forma progresiva, por los nuevos protocolos de fertilidad personalizados y las nuevas técnicas que posibilitan obtener óvulos “frescos” de mujeres con baja reserva ovárica.

Según el doctor Jan Tesarik, director de la Clínica MARGen de Granada, “gracias a estos avances,la crioconservación preventiva de óvulos sin indicación médica será cada vez menos necesaria” y la producción de “óvulos artificiales” a partir de células madre “será altamente probable en los próximos años e, incluso, las mujeres sin ovarios podrán tener hijos genéticamente suyos, gracias a estas técnicas.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según un estudio sobre “preservación social de la fertilidad femenina” que se publicará en el próximo número de la revista Reproductive Biomedicine Online por el profesor Zion Ben Rafael, solo se utilizan entre el 3,1% y el 9,3% de los óvulos crioconservados sin indicación médica. Según Tesarik, “la escasa utilización de los óvulos crioconservados por ‘razones sociales’ es evidente”.

Cuando hablamos de razones sociales, nos referimos a aquellas personas que, por voluntad propia, deciden conservar sus óvulos mediante su vitrificación a pesar de no tener ningún tipo de problema de fertilidad o no haber perdido sus ovarios a causa de una enfermedad por una intervención médica, sino tan solo como una garantía de quedarse embarazadas en el futuro. “Las mujeres que crioconservan sus óvulos por una indicación médica no tienen otra opción de reproducirse con sus propios óvulos. Por otro lado, la crioconservación “social” se hace sin ninguna indicación médica, en mujeres que pueden tener un hijo de manera natural, lo que efectivamente ocurrirá en la mayoría de los casos”.

En este sentido, los estudios demuestran que la mayoría de mujeres que han congelado sus óvulos pero cuya función ovárica es normal se decantan por quedarse embarazadas de manera natural. Pero hay más circunstancias que también derivan en estas tasas extremadamente bajas de utilización de óvulos “socialmente” congelados, como por ejemplo, que una mujer condicione su uso a un estado matrimonial estable o que encuentre pareja cuando sus óvulos aún son de buena calidad.

La segunda conclusión de este estudio es que hay una baja relación entre el precio y la efectividad, ya que muchas mujeres recurren a este tipo de tratamientos como “seguros de fertilidad” y no por necesidad, por lo que finalmente no utilizan los óvulos porque se quedan embarazadas de forma natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otra de las razones por las que las mujeres deciden congelar sus óvulos es, sin duda, retrasar el momento de ser madre, garantizando que aun siendo más adultas sus óvulo permanecen “jóvenes” y son de calidad. Aunque, según el estudio, la mayoría de mujeres que lo hacen por esta razón no los llegan a utilizar nunca.

Por otro lado, la tercera conclusión del estudio revela que la crioconservación social de óvulos está más justificada en mujeres adultas que en jóvenes. Aunque está demostrado que los óvulos de las mujeres entre 20 y 30 años son de mejor calidad que los de mujeres de a partir de 35 años, los resultados muestran que la máxima rentabilidad de este tratamiento se obtiene en este segundo grupo. Según el doctor Tesarik, “estas mujeres están en una fase final de su capacidad reproductiva, y si deciden congelar sus óvulos a esta edad, es más probable que los utilicen un día. Por otro lado, la mayoría de las mujeres jóvenes que dejan congelar sus óvulos sin indicación médica no los necesitarán nunca”.

Y ADEMÁS...El 80% de las mujeres que deciden vitrificar sus óvulos no tienen pareja

Publicidad - Sigue leyendo debajo