¿Adoptamos un embrión?

Este procedimiento de reproducción asistida, con embriones adoptados, es más económico que la FIV y tiene mayores tasas de éxito.

Adoptar embriones sobrantes de otros tratamientos que han culminado con éxito es una alternativa para tener hijos que se permite en nuestro país desde 2006, cuando se promulgó la Ley de Reproducción Asistida, y que está aumentando mucho últimamente.

Es una opción más rápida, con menos costes y con mayores probabilidades de éxito que la fecundación in vitro con embriones propios. Y en ocasiones es la única opción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Embriones sobrantes, más viables

Cuando una mujer sigue un tratamiento de reproducción asistida se generan una serie de embriones. Unos se transfieren a la futura madre y otros se congelan con criopreservación, para posteriores intentos.

Si el embarazo se consigue, la mujer o la pareja pueden donar los embriones sobrantes.

Y éstos, que ya han llegado al día 5, a la fase de blastocito, tienen bastantes posibilidades de anidar en el útero de la receptora y desarrollarse con éxito.

A quiénes va dirigido este tratamiento

Suelen recurrir a esta opción parejas o mujeres solas en estos casos:

  • Quienes han seguido otros tratamientos sin haberlo conseguido.
  • Mujeres que han sufrido abortos repetidos con sus propios embriones.
  • Parejas que no pueden utilizar sus gametos (óvulos y espermatozoides).
  • Las que han entrado en la menopausia (sólo menores de 50 años).
  • Las que quieren ahorrarse un largo proceso de adopción internacional.

    Documental online sobre estos métodos

    Puedes ver un interesante documental online sobre éste y otros métodos actuales de fecundación invitro y tratamiento de la infertilidad en este enlace de TVE2 (contenidos disponibles hasta el 15 de febrero).

    Publicidad - Sigue leyendo debajo