Los cinco tratamientos más utilizados

Según sea vuestro caso, los médicos decidirán optar por uno u otro. Te los explicamos con sencillez.

Inseminación artificial conyugal (IAC)

Consiste en introducir los espermatozoides –previamente tratados para mejorar su calidad– en el útero de la mujer, cuando está ovulando.
Así se ahorran el largo camino desde la vagina a la trompa, lugar donde se produce la fecundación.

Inseminación con semen de donante (IAD)

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se realiza el mismo procedimiento que en el tratamiento anterior, pero el semen es de un donante.

Fecundacion in vitro (FIV)

La formación de embriones se logra en un laboratorio, donde se juntan in vitro los óvulos y el semen para engendrar varios embriones.
Transcurridos de 2 a 5 días se transferirán al útero de la mujer a través de un catéter muy fino que introducen por la vagina, depositando los embriones dentro del útero.
La futura madre se realizará la prueba de embarazo 13 días más tarde.

Donación de óvulos

El óvulo de una donante es el que se fertiliza con el semen de la pareja o con el de otro donante para conseguir un embrión que se transferirá a la mujer.

Donación de embriones

La fecundación se realiza in vitro, con embriones que han sido donados por otras parejas que se sometieron también a la FIV con éxito y que donaron el resto de sus embriones; éstos permanecen congelados para otras parejas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo