Cuándo y cómo iniciar un tratamiento de fertilidad para tener un hijo

Si lleváis tiempo intentando conseguir el embarazo quizá preciséis ayuda para concebir a vuestro hijo. Os indicamos cuándo y cómo comenzar un tratamiento de fertilidad.

Según los últimos datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), en nuestro país se realizaron en 2015 127.809 ciclos de FIV y 38.903 de inseminación artificial.

El 40% de los casos de infertilidad se deben a causas femeninas; fundamentalmente porque cada vez se opta por la maternidad más tardía (entre los 30 y 40 años), lo que significa una reducción considerable en la tasa de fecundidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otro 40% se deben a razones masculinas, como el descenso en la calidad del semen (edad avanzada, dieta o estilo de vida incorrectos).

Y un 20% está relacionado con abortos previos, adherencias en el útero, pólipos, miomas, etc… Sin olvidar que las alteraciones del tiroides, la obesidad, un adelgazamiento extremo y el abuso de drogas, tabaco y alcohol también afectan.

Cuándo consultar al médico

Si eres menor de 35 años y lleváis un año intentando el embarazo o mayor de 35 y lleváis 6 meses, tu ginecólogo os recomendará ir a un especialista. Si tu pareja ha padecido una enfermedad u operación en los testículos o tú has tenido infección pélvica, alteraciones menstruales, enfermedades genéticas o abortos de repetición (más de tres), podéis consultar cuando queráis, independientemente de la edad que tengas.

¿Sanidad pública o privada?

En España, el 80% de los tratamientos se realizan en clínicas privadas, ya que en ellas el límite de edad es más alto (en las públicas, hasta 40 años) y no hay lista de espera (en las públicas de 6 meses a 2 años).

El precio medio son 5.000 euros. Entre 400 y 1000 euros si es una inseminación artificial (con esperma y óvulos de la pareja) o desde 3.000 euros si es fecundación “in vitro” (con gametos propios).

Cuando hay donación el importe ronda los 6.500-7.000 euros. Por tanto, es muy importante preguntar los precios totales si se acude a una clínica privada para evitar sustos futuros con el desembolso de dinero.

¿A qué clínica ir?

La SEF recomienda informarse bien antes de decidirse por uno u otro centro y preguntar en varios.

Mirad que esté reconocido oficialmente, que disponga de todos los tratamientos (por si hay que recurrir a varias técnicas), preguntad si realizan una adecuada estimulación de la ovulación (la estimulación hormonal puede ocasionar un funcionamiento excesivo de los ovarios), valorad el bajo porcentaje de gemelos y trillizos y el elevado porcentaje de supervivencia de los embriones a la congelación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mirad si el centro tiene el certificado de calidad ISO 9001, si pertenece al programa de Sanidad Excelente Privada...

El Ministerio de Sanidad, junto con la SEF, ha creado un listado con todos los centros registrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo