Donación y vitrificación de óvulos

Las técnicas reproductivas avanzan a ritmos acelerados, por lo que cada vez encontramos más variedad de procesos que se ajustan más a cada caso.

DONACIÓN DE ÓVULOS

Esta técnica dura entre 15 y 20 días.

  • Porcentaje de éxito: 65%.
    • A quién se recomienda: A mujeres de 42 años o más, a mujeres que hayan fracasado de forma repetida en la FIV o a las que presenten baja calidad en los óvulos.
      • En qué consiste: Los óvulos de la donante se fecundan en el laboratorio con los espermatozoides seleccionados del hombre. A los dos o tres días dan lugar a los embriones, ya listos para ser transferidos al útero de la mujer. En este caso la futura madre no debe ponerse inyecciones de hormonas, se le recetan otro tipo de hormonas que debe administrarse por vía oral para preparar el útero que va a acoger a los embriones.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo

        VITRIFICACIÓN DE ÓVULOS

        Se trata de la técnica más novedosa que existe en la actualidad en este tipo de tratamientos.

        • Porcentaje de éxito: Se encuentra entre el 30% y el 55%, según la edad que tenga la mujer.
          • A quién se recomienda: Se trata de una técnica destinada a aquellas mujeres que quieren preservar su fertilidad para ser madres más tarde por diversos motivos o también a las que han sido diagnosticadas de cáncer, para que puedan congelar sus óvulos antes de iniciar el tratamiento oncológico, que con frecuencia produce esterilidad.
            • En qué consiste: Se realiza el mismo proceso que en la FIV; la diferencia es que en lugar de mezclar los óvulos obtenidos con los espermatozoides para conseguir los embriones, lo que se hace es vitrificarlos. Se trata de una nueva técnica de congelación ultra-rápida que impide que se formen cristales dentro de los óvulos y que consigue así que al descongelarlos mantengan su calidad. “Esta técnica es tan eficaz que en caso de que la estimulación con hormonas dé lugar a una gran cantidad de óvulos, se pueden congelar con la vitrificación sin necesidad de fecundarlos. Al descongelar los óvulos, su eficacia apenas se pierde”, apunta el ginecólogo.
              Publicidad - Sigue leyendo debajo