La infertilidad y los tratamientos de reproducción asistida

Tener un hijo propio a veces sólo es posible con los tratamientos de reproducción asistida. Te explicamos en qué consisten estas técnicas y te presentamos a tres mujeres que están en diferentes fases de este proceso: antes, durante y después del embarazo. Son experiencias que animan.

La infertilidad afecta al 15% de las parejas españolas en edad reproductiva, según acaba de publicar la Sociedad Española de Fertilidad. Un panorama poco halagüeño si tenemos en cuenta además que España se encuentra entre los países europeos con menor tasa de fecundidad, junto con Portugal, Alemania e Italia (los más fecundos son Irlanda y Francia, seguidos de Noruega, Reino Unido, Suecia y Dinamarca).

En los últimos años han aumentado los problemas de fertilidad pero ahora la ayuda médica a la reproducción es más eficaz. “En España, el 80% de las parejas que se someten a tratamientos de reproducción asistida consiguen su objetivo en el plazo de dos años”, apunta Antonio Gosálvez Vega, director de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirón, en Madrid.

También hay que señalar que existen diferencias entre la asistencia pública y la privada. En la primera las listas de espera pueden llegar a dos años en algunos centros, hay una edad límite para acceder (40 años) y no se contempla la asistencia psicológica. En cuanto a la privada, es más accesible aunque el coste económico es alto.

TRATAMIENTOS DE INFERTILIDAD Y TESTIMONIOS

Si tú estás en esta situación, te interesará conocer de un vistazo cuáles son los principales tratamientos contra la infertilidad (coito programado, inseminación artificial y fecundación in vitro, con sus variantes de donación de óvulos y vitrificación para preservar los óvulos propios) con sus porcentajes de éxito en la actualidad, a quiénes se recomiendan y cómo se llevan a cabo.

Y también te animará leer los testimonios de estas tres mujeres, antes, durante y después del embarazo, que han decidido ser madres con la inseminación artificial o la fecundación in vitro.

COITO PROGRAMADO

Se suelen recomendar de tres a seis ciclos (de 15-20 días cada uno) y si no hay resultado, se pasa a la inseminación o a la fecundación “in vitro”.

  • Porcentaje de éxito: 10%.
    • A quién se recomienda: Mujer menor de 35 años con problemas en la ovulación, cuya pareja no presente problemas en la muestra de semen.
      • En qué consiste: Se administran inyecciones subcutáneas de hormonas para conseguir que los ovarios produzcan óvulos. Puedes ponértelas tú misma o acudir al centro de salud. El proceso se controla mediante ecografía vaginal, de forma que cuando el médico vea que el folículo ha alcanzado el tamaño adecuado, te indicará que te pongas una inyección específica para desencadenar la ovulación, es decir, para que el folículo termine de madurar y salga el óvulo. A partir de este momento el ginecólogo os indicará los días en que debéis mantener relaciones sexuales.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo