Los principales factores externos que afectan a la fertilidad masculina

El estilo de vida y el contacto del hombre con ciertos elementos físicos o químicos pueden tener mucho que ver en sus problemas de esterilidad.

los factores externos que influyen en la infertilidad masculina
Westend61Getty Images

El que un hombre acuda a un especialista para abordar un problema de infertilidad se ha normalizado. Cada vez se habla más del problema y los varones van a las consultas, lo que está contribuyendo, según el doctor César Lizán, de Clínicas Eva, al creciente éxito de los tratamientos de reproducción asistida.

No obstante, comunicar a alguien que no puede tener descendencia es siempre delicado, puntualiza la también ginecóloga de Clínicas Eva, Fulvia Mancini y es importante tratar de que no se desarrollen sentimientos de culpa hacia la pareja. En algunos casos, admite la doctora, todavía hay hombres que, por razones sociales y culturales, tienden a asociar la calidad espermática con su potencia sexual. Es entonces cuando se les explica que nada tienen que ver ambos aspectos y que se trata de una cuestión que tiene su origen en diferentes causas, ya sean endógenas o exógenas.

Las primeras están relacionadas con características del individuo, tales como raza, genética, enfermedades sistémicas, enfermedades de transmisión sexual, trastornos hormonales, y ciertos fármacos. Las segundas, y es en este aspecto en el que más se está centrando la investigación reciente sobre infertilidad, pueden deberse a factores de estilo de vida o la relación del varón con ciertos elementos físicos o químicos.

Los problemas de infertilidad masculinos se deben en su mayoría, explican desde Clínicas EVA, a una disminución en la cantidad o en la movilidad de los espermatozoides, cuestiones que determina un seminograma, un análisis del semen. Esta prueba, que se realiza después de tres o cinco días de abstinencia sexual, analiza el volumen, el pH , el color y la viscosidad, entre otros factores, del líquido seminal, y ofrece resultados sobre la cantidad, la calidad y la morfología de los espermatozoides.

Estas tres alteraciones pueden presentarse aisladas o combinándose. De todas ellas existen diferentes grados: leve, moderada, y severa. El límite establecido por la Asociación Europea de Andrología, explica Fulvia Mancini, por debajo del cual hablamos de oligoteratoastenospermia severa es de 5 millones de espermatozoides móviles progresivos. En estos casos las posibilidades de embarazo son muy bajas.

En cuanto a los factores externos antes mencionados, los directores médicos de EVA quieren llamar la atención sobre los siguientes:

- El calor aplicado durante mucho tiempo al escroto reduce la calidad seminal. Esto se observa en conductores de larga distancia, en cocineros, o por el uso de ordenadores portátiles apoyados sobre el abdomen. Las radiaciones emitidas por los teléfonos móviles y los wifi alteran la calidad seminal.
- La obesidad masculina y, paradójicamente, también el ejercicio físico muy intenso se asocian a una disminución de la calidad del semen.
- Los fumadores sufren una reducción significativa de la concentración y de la movilidad espermática. Los espermatozoides de los fumadores (aunque el seminograma sea normal) tienen una menor capacidad de fecundación y los embriones se implantan con menor frecuencia. Todas la drogas ilícitas(marihuana, cocaína, heroína…) también alteran la morfología, la movilidad y la cantidad espermática.
- Todos los pesticidas provocan alteraciones de los parámetros seminales, provocando diminución de la fertilidad.

Sobre la influencia de la edad en la calidad del semen, el doctor Lizán explica que aunque el esperma masculino no pierda capacidad reproductiva con la edad, como ocurre con los óvulos femeninos, en el caso de los llamados padres abuelos, algunos estudios relacionan la paternidad tardía con posibles enfermedades (esquizofrenia y autismo) y alteraciones genéticas en la descendencia.

La criopreservación del semen ( congelarlo cuando se es joven) es una solución para este problema, lo mismo que para evitar que el esperma pueda influido por agentes externos como los antes citados. Es el caso de profesionales que trabajan con tóxicos altamente contaminantes y cuya afectación sobre la fertilidad masculina está comprobada. El esperma se libra así del contacto con plástico, plomo y mercurio, vibraciones excesivas, temperaturas extremas, y de radiaciones.

Idéntico procedimiento se emplea en aquellos varones que van a someterse a quimio o radioterapia. Dejar una muestra de semen para criopreservar es un procedimiento sencillo, y los oncólogos están cada vez más concienciados de ofrecer esta solución a sus pacientes, para que una vez superada la enfermedad, puedan ser padres.

La buena noticia, por último, es que con un sólo espermatozoide la reproducción asistida puede hacer realidad la paternidad. De ello se ocupa la Fecundación In Vitro con ICSI y que consiste en la fecundación de un óvulo con un solo espermatozoide inyectándolo directamente. Después de su inseminación, los óvulos fecundados se convierten en embriones preparados para transferirse al útero materno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo