Cómo hablar con tu médico sobre fertilidad

No es difícil ser pro activo en cuanto a tu salud reproductora si se te proporciona la información adecuada. Esto es lo que debes preguntar a tu médico.

image
Getty Images

Paso 1: encuentra a un ginecólogo de confianza.

.

Deberías ir a ver al ginecólogo anualmente para que te haga un examen femenino completo, según el Colegio Americano de Obstretas y Ginecólogos para controlar todos los posibles problemas ginecológicos que puedas tener. También puede ser la oportunidad de consultar (o tratar) síntomas preocupantes, como dolores durante las relaciones sexuales o hemorragias anormales, que podrían indicar posibles problemas de fertilidad en el futuro.

Paso 2: empieza ya la conversación.

.

Tanto si estás pensando en tener hijos ahora o en el futuro (o estas indecisa sobre si los quieres tener), ahora es el mejor momento para compartir tus preguntas (o ambivalencias) con tu ginecólogo; incluso si estás en los veinte y no crees que sea un tema que tenga que estar en tu radar todavía.

En tu próximo examen anual, empieza la conversación preguntando: ¿qué tal ves mi fertilidad en el futuro? Esta es una pregunta importante, sobre todo para las mujeres de color que son más propensas a desarrollar miomas uterinos.

“Sabemos que los miomas uterinos son muy comunes en las todas las mujeres”, dice Desiré McCarthy-Keith, doctora y endocrinóloga de la reproducción en Shady Grove Fertility en Atlanta, Georgia. “Pero las mujeres de color son más propensas a tener multimiomas o miomas grandes, y sabemos que esto es algo que puede afectar a la fertilidad”.

Paso 3: encuentra un especialista en fertilidad, si es necesario.

.

Según el Colegio Americano de Obstretas y Ginecólogos, si has estado teniendo relaciones sexuales sin protección durante al menos 12 meses seguidos y no te has quedado embarazada y tienes menos de 35 años, es hora de ir a ver a un especialista en fertilidad.

Si tienes 35 años o más, prueba durante otros seis meses más y después busca ayuda. Para ver a muchos especialistas en fertilidad no es necesario un volante, por lo que puede que no tengas que ir primero a ver a tu médico de cabecera para que dé su aprobación antes de ir. (Pero asegúrate de que este es el caso con tu seguro médico primero).

Paso 4: pide los análisis adecuados.

.

“No importa quién seas, cuál sea tu estado socioeconómico, tu nivel académico o tu etnia, estos análisis están disponibles para cualquiera que tenga curiosidad por su estado de fertilidad”, dice Eyvazzadeh.

“Con suerte este método también puede disminuir el número de descontroles emocionales que sufren las mujeres cuando se someten a un tratamiento que no funciona. Esto es lo que quiero evitar”.

Aunque algunos de estos análisis puedan ser caros, Eyvazzadeh enfatiza que es importante saber con exactitud cuál es la situación con una misma y con su pareja. Si existen muchos factores que puedan estar afectando a tu fertilidad, cuando antes los conozcas, más oportunidades tendrás de evaluar las soluciones que puedan funcionar o no.

Paso 5: busca una segunda (o tercera) opinión si es posible.

.

“Doctor en medicina no quiere decir que sea una deidad en el campo”, dice Eyvazzadeh. “No somos dioses, por lo que si te da la sensación de que alguien no te está escuchando, tienes todo el derecho de pedir tantas opiniones como consideres necesarias. A veces es cuestión de conocer dos o tres opiniones para sentirse escuchado”. Si el primer médico no te parece adecuado, vuelve a realizar una búsqueda en la base de datos en el paso tres o pídele tus amigas que te den alguna referencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo