Falsos mitos sobre la reproducción asistida

Descubre las creencias que giran en torno a las técnicas de reproducción asistida.

Mujer en el médico
Getty Images

A pesar de la efectividad de la reproducción asistida y su potencial, existen numerosos falsos mitos sobre su utilización.

1. Tengo ciclos espontáneos, por tanto, ovulo

Los ciclos menstruales sin ovulación se producen con frecuencia en mujeres pre-menopáusicas, pero también pueden producirse en mujeres jóvenes con ovarios poliquísticos. La presencia de un ciclo menstrual espontáneo no es una prueba de ovulación, lo que sucede es que los estrógenos producidos por los folículos ováricos estimulan el crecimiento del endometrio incluso si ninguno de ellos llega a ovular. Si no se ovula no se producen progestágenos y el endometrio no es capaz de acoger un embrión, pero eso no impide que, con el tiempo, el endometrio se "canse" bajo el efecto prolongado de los estrógenos y se vacíe mediante una menstruación cómo si fuera un ciclo natural completo. Estos ciclos sin ovulación suelen ser menos regulares los ovulatorios, pero incluso la presencia de ciclos menstruales más o menos regulares no son una prueba de la ovulación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

2. La calidad de mis óvulos se puede predecir por valores hormonales en la sangre

La evaluación de la reserva ovárica mediante la evaluación de la concentración de la hormona antimulleriana (AMH) en sangre informa sobre la cantidad de los óvulos presentes, pero la calidad de los mismos depende de la edad de la mujer. En este sentido, la reproducción asistida puede funcionar bien en mujeres jóvenes a pesar de que tengan valores muy bajos de AMH en sangre, sin embargo, en mujeres de edad más avanzada, valores bajos de esta hormona están asociados con peores resultados de la reproducción asistida, mientras que en mujeres de esa misma edad pero con valores de AMH más altos los resultados son mejores.

3. La causa de los fracasos de implantación embrionaria y de los abortos espontáneos siempre es la baja calidad de los óvulos

Aunque sí es la causa más frecuente, sería un error echar toda la culpa a la calidad de los óvulos de la mujer que desea quedarse embarazada sin evaluar otras posibles causas, ya que este error podría llevar a esta mujer a intentar quedarse embarazada a través de los óvulos de una donante y, en el caso de que el problema principal no fuera la calidad de sus óvulos, esta medida también fracasaría.

Los fracasos de implantación embrionaria y los abortos espontáneos pueden deberse a otras causas, como una fragmentación del ADN de los espermatozoides, anomalías del revestimiento interno del útero, anomalías endocrinas de la mujer, incompatibilidades inmunológicos, anomalías de la coagulación sanguínea, anomalías del metabolismo de las hormonas esteroides o infecciones del tracto genital masculino o femenino, por ello es importante identificar mediante las técnicas pertinentes cuál es el verdadero problema para tratarlo adecuadamente y evitar que la reproducción asistida vuelva a fracasar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

4. En caso de FIV es preferible alargar el cultivo durante 5 días para mejorar los embriones

Alargar la permanencia de los embriones en el medio de cultivo no aumenta su vitalidad, sino todo lo contrario. El cultivo prolongado puede servir para distinguir embriones completamente sanos de embriones que presentan diferentes tipos de anomalías.

En los casos en los que existe riesgo de embarazo múltiple, es decir, en los que haya muchos embriones, la selección de embriones mediante cultivo largo (5 días) puede aumentar la probabilidad de embarazo para las parejas que desean la transferencia de un solo embrión, con el fin de eliminar el riesgo de mellizos.

Sin embargo, en casos en los que el número de los embriones disponibles está limitado, el cultivo prolongado puede resultar contraproducente, ya que algunos embriones debilitados pueden dar un embarazo después de ser transferidos al día 3 de su desarrollo, pero no pueden sobrevivir hasta el día 5 en las condiciones in vitro, que son menos favorables que el ambiente intrauterino.

5. El diagnóstico genético preimplantacional de anomalías cromosómicas reduce la probabilidad de aborto espontáneo

Los métodos actuales tienen una tasa inaceptable de resultados falsos positivos y falsos negativos. En casos en los que el número de embriones disponibles es limitado, una destrucción de un embrión normal, diagnosticado erróneamente como anormal, puede quitar a la pareja su última oportunidad de procrear con sus propios óvulos antes del recurso a la donación.

6. Con síntomas de premenopausia, no queda más remedio que la donación de óvulos

Es cierto que la donación de óvulos suele ser la opción más eficaz en mujeres con premenopausia, sin embargo, la reproducción asistida con sus propios óvulos también puede resultar en embarazo en este tipo de mujeres. Los resultados suelen ser mejores en mujeres con una premenopausia precoz (más jóvenes) que con la premenopausia natural (más mayores). Además, se puede predecir con bastante exactitud la probabilidad de éxito de la reproducción asistida con óvulos propios en mujeres con premenopausia.

7. Si mis testículos no producen espermatozoides, tengo que acudir a la donación de esperma

Existe una técnica llamada ROSI (round spermatid injection) que consiste en la inyección de espermátidas redondas, el estadio de desarrollo inmediatamente precedente el de los espermatozoides, en los óvulos de la mujer. El problema de esta técnica es su baja eficacia. Por lo que muchas parejas optan por la fecundación de una parte de óvulos mediante ROSI y la otra mediante reproducción asistida con esperma de donante para congelar y utilizar en el futuro en caso del fracaso de ROSI.

Publicidad - Sigue leyendo debajo