Relaciones sexuales y embarazo

Conocer los días fértiles y saber con qué frecuencia mantener relaciones, básico para lograr el embarazo.

DÍAS FÉRTILES

Los días fértiles son los que discurren en torno a la ovulación, que se produce hacia la mitad del ciclo menstrual (en un ciclo regular de 28 días, la ovulación se produce el día 14).

El óvulo puede sobrevivir 48 horas desde que deja el ovario, y la capacidad fecundante de los espermatozoides es de 72 horas, así que cada mes habrá cuatro o cinco días fértiles: los dos o tres anteriores a la ovulación y los dos posteriores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aproximadamente 24 horas después de la ovulación, la temperatura basal sube de cuatro a seis décimas.

“La temperatura basal es sencillamente la que se tiene después de una noche de sueño normal y antes de realizar actividad alguna”, explica la Dra. Sandra González, directora del IVI en Bilbao.

Puedes medirte la temperatura basal todos los días al despertar y llevar un registro diario: cuando notes un ligero aumento hacia la mitad de tu ciclo, estarás ovulando.

FRECUENCIA

Los especialistas en reproducción asistida aconsejan a los hombres que se abstengan de sexo durante dos o tres días, para aumentar el número de espermatozoides antes de intentar fecundar.

Por otra parte, la actividad sexual frecuente mejora la calidad del semen, según un estudio presentado en la Conferencia de Medicina Reproductiva de Washington.

“Lo aconsejable es mantener relaciones sexuales todos los días, especialmente los días fértiles, pero renunciar a ellas unos tres días antes de la ovulación”, apunta la Dra.González.

POSTURAS

Algunos ginecólogos opinan que la postura más idónea para la concepción es aquella en la que el hombre permanece sobre la mujer en posición horizontal.

De este modo los espermatozoides permanecen cerca del cuello del útero durante más tiempo, facilitando su ascenso hacia el óvulo.

Sin embargo, la Dra. González advierte de que estas teorías no están avaladas por estudios científicos, como tampoco tiene fundamento la idea de que si la mujer permanece unos minutos con las piernas en alto tras la eyaculación se favorece la fecundación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo