Decálogo contra la infertilidad masculina

¿Sabías que casi el 50% de los hombres en edad fértil tiene un semen de baja calidad?

El cuerpo del hombre está preparado para producir constantemente espermatozoides, pero puede suceder que estas producciones se deterioren por diferentes motivos ya que son muy vulnerables. Tardan siete semanas en formarse y pueden verse afectados por las influencias exteriores en cualquier momento de su desarrollo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Existen factores que pueden hacer menos eficientes la actividad testicular como por ejemplo, haber contraído paperas de adulto, testículos que no descienden adecuadamente después del nacimiento o un fuerte golpe en los mismos.

Hay también enfermedades genéticas que pueden estar asociadas a una esterilidad. Este es el caso del síndrome Klinefelter (presencia de un cromosoma x suplementario), el organismo no produce suficiente testosterona, la hormona necesaria de la fabricación de espermatozoides. Otro factor de riesgo conocido es la varicocele. La dilatación de la vena que drena la sangre hasta los testículos, provoca un aumento de su temperatura. El calor no es muy apreciado por los espermatozoides lo que hace que disminuya en número y movilidad.

Las personas que han recibido un tratamiento de radioterapia por un cáncer, han de saber que las células que fabrican los espermatozoides se destruyen. En este caso, los médicos recomiendan a los jóvenes pacientes congelar su esperma antes del tratamiento.

  • Astenospermia: Insuficiencia de movilidad de los espermatozoides.
    • Astopermia: Ausencia de espermatozoides en el esperma.
      • Oligotermia: es la baja cantidad de espermatozoides en el esperma.

        Problemas anatómicos

        Las infecciones, crónicas o ligadas a una enfermedad sexualmente transmisibles pueden crear obstáculos en los canales que transportan el esperma. Esto impide a los espermatozoides que se desplacen fácilmente. Este problema se resuelve con cirugía. La infertilidad puede, más raramente, provenir de la eyaculación. Esta misma eyaculación puede ser precoz, retrógrada (el esperma está derramado internamente, no fuera) o inexistente.

        Aneyaculación: ausencia de esperma durante la eyaculación. Les puede suceder a los hombres que han recibido un tratamiento anticancerígeno.
        Aspermia: es la ausencia de eyaculación o eyaculación retrógrada.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo

        Decálogo para potenciar la fertilidad

        Aun conociendo toda esta información, "el 15% de los hombres hoy en día son infértiles. Y de ellos, el 40% de los casos se deben a causas desconocidas, un 15% por algún trastorno genético y un 30% son pacientes con seminogramas alterados sin causa genética". Lo comenta el Dr. Moisés de la Casa, responsable del laboratorio de andrología de la clínica Ginefiv.

        Un tema preocupante, ya que entre un 30% y un 50% de los hombres en edad fértil tienen un semen de una calidad inferior a los parámetros estándares marcados por la Organización Mundial de la Salud. ¿Qué hacer al respecto? Desde Ginefiv nos dan diez consejos:

        1. No fumar. La nicotina afecta también a la salud reproductiva, condicionando la integridad del material genético.

        2. No tomar alcohol (al menos no en exceso). La cantidad de alcohol afecta a la calidad y la cantidad del esperma, ya que influye en la produción de testosterona, responsable de la creación de espermatozoides.

        3. No tomar baños largos muy calientes. Una larga exposición de los testículos al agua caliente influye negativamente en la producción y la movilidad de los espermatozoides.

        4. Ojo con el ciclismo. Largas horas sentado en el sillín presionan en exceso los testículos, hacen aumentar su temperatura y se reduce así la cantidad y calidad de los espermatozoides.

        5. Evita la ropa muy ajustada. El motivo es el mismo que el anterior, al presión en la zona testicular.

        6. El móvil, nunca en el bolsillo. Sus ondas electromagnéticas reduce hasta un 8% la cantidad y la movilidad de los espermatozoides.

        7. Controlar la alimentación. Mantener un peso óptimo ayuda a producir la cantidad adecuada de espermatozoides.

        8. No exponerte a agentes contaminantes. Componentes químicos como el plomo, el etanol o el dióxido de nitrógeno, están presentes en muchos productos de limpieza y conservación de alimentos y pueden alterar gravemente los espermatozoides.

        9. Dormir bien. La falta de sueño incide en la tasa de supervivencia de los espermatozoides.

        10. Controlar el estrés. Si lo tienes en exceso puede condicionar al calidad de los espermatozoides y su capacidad para fecundar.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo